Cómo funciona un confinamiento selectivo por covid: perímetro, trabajo, colegio…

A falta de conocer si finalmente el Gobierno autonómico madrileño confinará ciudades y si lo hará por barrios, distritos o zonas de salud, contamos cómo funciona un confinamiento selectivo por covid.

El espejo es el confinamiento de 43.000 vecinos que está en vigor en ocho barrios de Palma, en las Islas Baleares. Si Madrid hace algo parecido, habrá un perímetro, pero solo sobre el papel como geolocalización, porque en Palma no está señalizado en la realidad.

Del perímetro imaginario los residentes solo pueden salir para cuestiones laborales, de colegio y sanitarias. Los aforos en las tiendas y los restaurantes se reducen a la mitad y las reuniones también, o sea, de 5 personas como máximo.

No hay actividades deportivas, ni siquiera en los gimnasios, y los comercios cierran a las diez de la noche como límite. También están cerradas las iglesias.

20 policías para 43.000 personas
La reducción de la movilidad es la clave y el control directo de los contagios en la zona. Para controlar que se cumplen las medidas el Ayuntamiento ha asignado 20 agentes, que multan por no llevar la mascarilla o fumar en la calle. Ahora bien, los agentes se mueven, no están apostados en un lugar al modo de un control de frontera.

De modo que sucede lo habitual: los que ya cumplían las normas las siguen cumpliendo, y quienes se saltaban las normas… se las siguen saltando. También en el confinamiento selectivo. La gente joven incumple en mayor medida. Por ejemplo, en los barrios de Palma hay gente que asegura que ni se ha enterado de que han cambiado las normas.

Hay inspectores que recuerdan a los comerciantes las normas sanitarias y que hacen visitas puerta por puerta para ver si se cumplen los aislamientos establecidos. Y ya revisan de paso la situación de las familias más vulnerables. Que a este paso serán mayoría…

Envía un comentario