Contrastar es de cobardes

Las redes sociales se parecen cada vez más al salvaje oeste: hay que ser rápido y contundente. Si dudas, pum. Si muestras que quizás no sabes algo, pum. El efecto es devastador: cada vez más personas creen saber perfectamente lo que está pasando. Y, en ese mundo de certezas, contrastar es de cobardes. Y, cuando digo contrastar, no digo poner en el mismo nivel a quien dice que la Tierra es redonda y a quien dice que la Tierra es plana. Contrastar es preguntar para indagar, buscar la verdad…

Informadores profesionales, informadores ciudadanos y mediopensionistas, todos tenemos puntos ciegos: son esos territorios en los que no vemos las cosas con claridad por nuestra manera habitual de pensar, por nuestras experiencias o por cómo nos va en esa feria personalmente (si tocan nuestro sueldo, nuestras convicciones o a los “nuestros”). Nos solemos juntar con gente que ve las cosas como nosotros y con nuestra cerrazón ni siquiera pensamos que haya personas que vean la realidad de otra manera. Bueno sí, pero esos son fachas o rojos o se lo llevan, o una mezcla diabólica de todo.

Vértigo quieres ser esa comunidad donde veamos que siempre hay más posibilidades y que las críticas propias y ajenas podrían llegar a… ¿despertarnos?

Envía un comentario