Coronavirus sentimental por Navidad: ¿Inventará España la policía del turrón?

O al coronavirus le espanta el espíritu navideño –y se va de vuelta a Wuhan ante la amenaza de tener que jugar un bingo con el cuñado- o vamos abocados a una tercera ola con la cuesta de enero. Hoy hemos conocido las medidas del Ministerio de Sanidad para celebrar la Navidad con “familiares y allegados”. ¿Inventará España la policía del turrón? Porque uno no se explica cómo y quién va a controlar que la gente viaje a otra comunidad autónoma entre el 23 de diciembre y el 6 de enero para visitar exclusivamente a familiares y allegados.

El vuelve-a-casa-vuelve cuando hay un virus que se ha llevado por delante a miles de personas es dejarse llevar por un arrebato ternurista y consentidor: nos quieren hacer ver que en el estado del bienestar nadie tiene que renunciar a nada. Como si la vida no estuviera llena de renuncias. No digo ya quienes han perdido a seres queridos en esta pandemia maldita: simplemente quienes han estado muy enfermos por el virus no tienen ganas de celebrar. ¿No podemos aprender de ellos el resto y quedarnos en casa estos días tranquilos? Pero si en Madrid, con la tendencia a la baja, muere una media de 15 personas cada día de covid. ¿Tenemos ganas de Navidad?

Define “especial vínculo afectivo”

Atención al concepto de familiares y allegados. Al ministro Illa le cae cada una… Ha tenido que decir que no hace falta un vínculo familiar “tradicional”, sino que los celebrantes tenga un “especial vínculo afectivo”. O sea que casi necesitamos una policía del amor o de la conciencia o de la amistad: que mida de 0 a 10 el vínculo afectivo.

Estudiantes desplazados: por supuesto es el año idóneo para volver a casa por Navidad… Sanidad aconseja que sean previsores 10 días antes del retorno. Y que, una vez en su ciudad, que limiten los contactos. Sí, claro. Todo concedido.

Los niños cuentan

En esta sociedad tontorrona e infoxicada, la gente ha llegado a creerse eso de que los niños no contaban en las 10 personas que se pueden reunir en una casa. O que contaran como media persona. Porque ahora dicen que no son grandes contagiadores. O porque los vamos a poner a cerrar en el balcón, total ya están acostumbrados al frío de las ventanas abiertas en el cole. Pues no, los niños cuentan igual que los adultos en la suma de 10.

Lo de las 10 personas reunidas funcionará los días 24, 25 y 31 de diciembre y el 1 de enero. 4 días de farra y mascarilla. Vamos que sí, que repartiremos kit covid en vez de cotillones en casa.

En cuanto al toque de queda, los gobernantes que nos llevan de excursión nos dan permiso hasta la 1.30. Papá Noel tendrá que llegar rapidito en la casa de los abuelos, y dar tiempo al bingo, los brindis y unas canciones.

Para quienes celebren la Navidad en bares y restaurantes, Sanidad aconseja usar mascarilla cuando no se esté bebiendo o comiendo y evitar compartir platos. Y la 1.30 a casa.

Burbuja de convivencia

En cuanto a los centros residenciales, los residentes deberán restringir la salida a un solo domicilio y mantener una burbuja de convivencia estable. Y se aconseja, a la vuelta, una prueba para detectar si la persona está infectada.

Las celebraciones religiosas se podrán celebrar con las normas de aforo establecidas en cada comunidad.

Díaz Ayuso en desacuerdo

El Gobierno de la Comunidad de Madrid, que preside Isabel Díaz Ayuso, ha mostrado su desacuerdo con que las reuniones familiares y de allegados puedan celebrarse solo con gente procedente de dos grupos. Madrid quiere que puedan ser de tres círculos. Y también prefiere que el día de Reyes sea considerado especial para reuniones de 10. En teoría las comunidades autónomas pueden decidir…

2 diciembre 2020

Envía un comentario