Detenidos por el robo de 273 coches en Móstoles, Leganés, Getafe y Alcorcón

Siete hombres, organizados como una empresa exitosa pero delictiva, han aprovechado la crisis del coronavirus desde marzo como una oportunidad para lucrarse. 273 coches robados: 69 han aparecido completos y 204 hechos piezas para la venta en el mercado clandestino. En total 2,3 millones de euros de palo. La Guardia Civil los ha detenido finalmente este domingo. Los robos han sido en Móstoles, Leganés, Getafe, Alcorcón, Pinto y Valdemoro. O sea casi todo el sur. Bueno, faltan Fuenlabrada, Parla y Humanes… donde tenían las naves en las que ocultaban los vehículos para despiezarlos.

Con la población confinada en casa, la red delictiva española-rumana-magrebí-paraguaya aplaudía de gusto y no precisamente a las 8 de la tarde. Elegían los coches más vendibles o troceables y se los llevaban aprovechando que la mayoría de propietarios tardaría incluso días en darse cuenta de la desaparición.

guardia civil fuenlabrada Móstoles Getafe leganés Parla Alcorcón Humanes
la Guardia Civil ha puesto fuera de la circulación a la red de robo de vehículos… al menos temporalmente

El septeto está acusado de pertenencia a organización criminal, robo continuado de vehículos, ocupación de bienes inmuebles, defraudación de fluido eléctrico, receptación y desobediencia grave a agentes de la autoridad. La organización funcionaba con precisión y profesionalidad. Lástima que fuera para el mal, ya podrían haberse aplicado a la gestión de material sanitario para salvar vidas…

Mucho trajín con tanta pandemia

El “cerebro” supuestamente es un español que tiene también negocios legales y sin ninguna relación con la automoción. Al Grupo de Investigación y Análisis del Sector de Tráfico de Madrid le escamó el aumento tan significativo de portes con piezas y elementos esenciales de vehículos sospechosos ¡en pleno estado de alarma! A poco que indagaron descubrieron que participaban trabajadores con antecedentes policiales… por tráfico ilícito de vehículos.

Los acusados podían moverse porque tenían autorizaciones como trabajadores. Iban en furgonetas y camiones alquilados por los cabecillas, con cartas de porte y albaranes falsos de empresas pantalla del cabecilla de la organización.

Fuenlabrada, alta gama

Tirando de piezas los agentes detectaron una nave en Fuenlabrada, donde encontraron vehículos de alta gama a punto para el despiece o ya en firme descomposición. Había también más naves con coches: en Parla, Alcobendas, Humanes y Torrejón.

Los tipos robaban al menos dos o tres veces por semana, a pleno día, aprovechando el confinamiento. Y la tardanza en la detención se ha debido también a la estructura milimétrica de la organización. La dirección elegía y el equipo rumano ejecutaba sin dejar rastro y sin obstáculos.

Vamos, que por más milongas que nos cuenten en los concesionarios al vendernos vehículos seguros… tipos como estos rumanos abren e inhabilitan los sistemas más modernos, según ha dicho la Guardia Civil. Saben mecánica de precisión, electrónica del automóvil, control de automatismos y hasta cerrajería avanzada.

Robos limpios y seguros

Y tenían medios de lo más innovador: dispositivos electrónicos del mercado ilegal para acceder, modificar y alterar las centralitas para hacer robos limpios y seguros. Ahí entraba otro eslabón de la red: que estacionaba lo vehículos en zonas alejadas de la ciudad, para evitar que la policía los detectara. Y un grupo más era el que más tarde los trasladaba con medidas de seguridad extremas a naves y fincas. Una vez en esos espacios estaban quienes se ocupaban de despiezar los coches, embalar las piezas y en suma prepararlas para la venta. La Guardia Civil calcula que todo el material tendría un valor de 2,3 millones de euros en el mercado clandestino.

El grupo, compacto y leal, se movía sin fisuras por todo el territorio, de ahí que la desactivación haya tomado su tiempo.

Envía un comentario