El confinamiento local que viene: brote de covid en una fábrica, 7.000 personas en cuarentena, escuelas cerradas… (y la vida sigue)

Ha ocurrido en la ciudad alemana de Gütersloh y en su circunscripción: un brote de coronavirus en una industria cárnica, con al menos 657 trabajadores infectados en tres días… y las autoridades sanitarias que deciden el confinamiento parcial que aplicar en España a partir del lunes, que acaba el estado de alarma. En Alemania pusieron en cuarentena en casa a unas 7.000 personas, de una zona en la que viven 362.000 personas.

El lugar fue una planta de matadero y envasado de carne, que ha cerrado temporalmente. Alemania sigue entre tanto con la relajación progresiva de las restricciones. La canciller Angela Merkel dijo que se está “lejos de un crecimiento exponencial”, si bien han cerrado las escuelas de la zona hasta el día 29, o sea el final del curso, y por precaución seguirán prohibidos los grandes eventos en todo el país hasta noviembre.

Previamente se supo de otro positivo por covid-19 de unas 70 personas en unos bloques de viviendas y el Gobierno decidió que 370 personas se quedaran en casa en cuarentena.

En Alemania tienen un criterio para decidir el confinamiento parcial: 50 nuevos contagios de media por cada 100.000 habitantes cada día durante un periodo de siete días. Cuando eso sucede, las restricciones se pueden aplicar igual en un barrio que en una ciudad o en un establecimiento.

A los trabajadores de la fábrica cárnica se les realizó un millar de test: y de los 983 resultados salieron los 657 positivos mencionados. Y puede aumentar, según las autoridades, porque en esa industria han trabajado en los últimos tiempos hasta 7.000 personas.

Confinamiento “quirúrgico”

Viene esta noticia de Alemania a cuento de la estrategia del Gobierno central español a partir del domingo, ya sin estado de alarma: ante el riesgo de rebrotes de coronavirus, Sanidad ha planteado a la comunidades autónomas la opción del confinamiento «quirúrgico»: restricción de movilidad a grupos reducidos, o sea las personas infectadas y su círculo de contactos, en vez de bloquear provincias y hasta regiones enteras como en el estado de alarma.

—Esperamos poder controlar todos los brotes con ese mecanismo, sabiendo que introducir grupos de viajeros puede complicarlo —ha contado el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón—. Sí se pueden hacer restricciones mucho más quirúrgicas de personas concretas o unidades familiares.

Envía un comentario