La policía busca a un estafador por el método de “mi jefe necesita cambio”

La Policía Nacional busca en el sur de Madrid a un individuo de unos 50 años, tez morena y con gafas que se dedica a estafar a los comerciantes por el método de “mi jefe necesita cambio”.

El penúltimo lugar en que ha dado su golpe es una tienda de regalos de Móstoles. También ha cometido delitos en Getafe, Villaviciosa y Fuenlabrada, que se sepa.

“Escribo este mensaje triste, avergonzada e indignada. Llevo detrás de un mostrador 30 años y ayer sufrí un timo que aún no me explico” ha contado en sus redes sociales Gloria propietaria de EBZ regalos.

La forma de actuar del estafador, por si le sucede a otros comerciantes: el individuo finge que trabaja en la zona y así se gana la confianza de la victima. Cita nombres de los dueños de negocios, de compañeros, y en un momento determinado compra, o dice que va a hacerlo.

En el caso de Gloria cuando estaba a punto de efectuar su adquisición, le sonó el teléfono móvil y le entró lo que parecía una prisa sincera: “me dijo que era su jefe y que necesitaba cambio de 50 euros urgente y que se lo cobrara de una tarjeta de débito junto con la compra”, relata la estafada.

Casualmente el banco denegó la operación de la tarjeta y el tipo sugirió que mientras terminaba de envolver el regalo se llevaba el cambio de 50 euros y volvería con el billete de la tienda en la que supuestamente trabajaba. Nunca volvió.

1 de septiembre de 2020

Autor: RevistaVértigo

Contar historias Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco... Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *