La triste historia del conejo Ralph y el mensaje para tus hijos

Cuando tu hijo de 11 años insiste e insiste para que veas el vídeo de un conejo, un tal Ralph, ciego de un ojo, con un pitido en un oído y una historia…

Ralph es un conejo que sirve a los humanos para probar y mejorar productos de belleza. Lo cuenta el aludido mientras come cereales, se lava los dientes y mientras una manota humana lo saca a la fuerza de la casa y lo lleva a otra jornada más de trabajo, la última para algunos de sus congéneres. “Diles que nos saquen de aquí”, le piden los conejos de al lado en el laboratorio al ver que hay cámaras que graban a Ralph.

El vídeo, con humor y silencios inquietantes, llama la atención sobre el uso de animales vivos para los experimentos de los humanos. Y sobre todo en tareas donde ya hay alternativas para testar productos no básicos sin que mueran animales.

“Pero… ¿qué les hacen a los conejos?”, lamenta mi hija de 8 años al ver cómo le inyectan en el ojo y más. Me da que mis hijos van a mirar a ciertos productos de belleza, como protectores labiales y así, con otros ojos a partir de ahora. No obstante, habrá que indagar más en esas historias, para generar pensamiento crítico. Ver hasta dónde es cierto lo que cuenta el vídeo. Vaya de antemano, nuestro aplauso por el formato y el logro.

Autor: RevistaVértigo

Contar historias Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco... Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *