La vacunación contra el coronavirus empezará en enero y no será obligatoria

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha dicho hoy que la vacunación contra el coronavirus empezará en enero de 2021. Y no será obligatoria. “Sería contraproducente”, ha dicho, por boca de “los expertos”.

La intención del Ministerio de Sanidad es “tener a la mayoría de la población inmunizada”, pero dependerá de la voluntad individual. Será voluntaria y la campaña terminará en el mes de julio.

En declaraciones a la emisora Rac1, Illa ha dicho que el sistema sanitario “está preparado y en condiciones” para que todos los ciudadanos que lo deseen tengan acceso a las dosis de la vacuna. Por la experiencia de la gripe, España tiene hoy por hoy 13.000 puntos de vacunación en todo el territorio y hasta 14 millones de personas reciben su vacuna en poco más de dos meses.

En cuanto a las vacunas que han presumido de efectividad en las últimas semanas, la de Pfizer y BioNTech y Moderna, “presentan una tecnología innovadora que ha dado resultados que ha sorprendido a los expertos”, ha dicho.

Primero, los mayores en residencias

Los primeros en recibir la vacuna serán los mayores que viven en residencias y sus cuidadores, y también los médicos y los demás sanitarios que trabajan en la primera línea contra la infección. También en la avanzadilla estará el resto de personas dependientes con discapacidad grave.

El siguiente grupo será de mayores de 70 años y enfermos crónicos cuyas patologías se puedan complicar con la covid. Entre otros: personas que hayan sufrido un cáncer, enfermos respiratorios renales, cardiacos y otros pacientes con las defensas más frágiles.

Cine gratis en Móstoles

Los que puedan contagiar

Dentro de cada grupo, los primeros para la vacuna serán los que tengan mayor riesgo y los que puedan tener una evolución clínica más complicada, sea por la edad o por las enfermedades asociadas. También influirá el riesgo de transmitir el virus a terceras personas, como pasan con los cuidadores.

El grupo tercero en vacunarse será el de servicios esenciales, o sea policías, bomberos y otras fuerzas de seguridad. En ese grupo, pensando en la economía, se incluirá a los trabajadores que no pueden laborar desde casa, como taxistas, repartidores o los profesionales de la hostelería.

El propósito de Sanidad es vacunar al 70 por ciento de la población, como para generar la llamada inmunidad “de rebaño”, la que posibilitaría que el virus deje de hacer destrozos a su antojos.

Envía un comentario