MADRID/ Una “UCI flexible” con hasta 35 camas en el Gregorio Marañón

El Hospital General Universitario Gregorio Marañón estrena una unidad pionera: la UCI flexible. Permite pasar de las 23 camas habituales a 35, de forma inmediata, y así dar respuesta a demandas asistenciales derivadas de crisis sanitarias o emergencias.

Esta nueva dotación para la sanidad pública madrileña ha supuesto una inversión de 1.678.000 euros. Su objetivo es reforzar la atención especializada a enfermos críticos.

El nuevo equipamiento sanitario está dotado con las tecnologías “más avanzadas en cuidados intensivos”. Su capacidad puede varias de 23 camas a un máximo de 35. Estas camas de UCI se suman a las que ya tenía el Hospital (18 ampliables a 23). De esto modo el Hospital tendría un total de 58 camas para UCI.

La nueva unidad tiene una extensión de 1.100 metros cuadrados que se puede dividir en dos áreas para separar pacientes covid de los que no están infectados. La unidad cuenta con un sistema de ventilación que renueva el aire desde el exterior doce veces cada hora, todo ello a través de filtros HEPA y con control de contaminantes.

La presidenta, Isabel Díaz Ayuso, dice “ha primado la eficiencia, la flexibilidad y la comodidad para los pacientes y el personal sanitario, y por encima de todo, la humanidad, que es lo que representa el trabajo de la enfermería”.

En la actualidad, la Comunidad tiene una ocupación del 73,4% de camas UCI. De ellas, 466 están con pacientes COVID-19, lo que supone un 42,5% del total de camas instaladas. En el caso de los hospitales públicos, las camas UCI ascienden a 842, de las que 706 están ocupadas, 419 por pacientes con coronavirus.

Envía un comentario