MÓSTOLES/ Nuevas víctimas de la mujer que ponía lejía e insecticida en las comidas

Un hombre ha denunciado en la comisaría de Móstoles que él también fue víctima de la mujer que ponía lejía e insecticida en la comida. Florentino, el denunciante, ha contado en Telemadrid que se quedó de piedra al ver que habían detenido a la mujer que fue causante de su drama familiar y de salud. Se refería a María Fernanda, de 71 años, acusada recientemente de intentar envenenar con lejía e insecticida a una mujer y sus hijos en Móstoles.

Al escuchar el caso Florentino tuvo una iluminación: aquella mujer vivió también su casa, hace dos años, y le destrozó la vida. La alquiló una habitación para cubrir gastos y, a los pocos meses, empezó a sentirse mal: cuatro veces tuvo que ingresar en el hospital. “Los médicos nunca daban con lo que era”.

De aquello le quedaron secuelas: un brazo con movilidad reducida, temblores, dolores de cabeza reiterados. Su esposa entonces y sus hijos también padecieron la tentativa de envenenamiento. “La niña estaba hinchada, apenas comía y estaba todo el día en la cama. Y los demás sufrieron vómitos, diarrea y otros daños.

Intento homicidio y alejamiento

Y no acabaron ahí los males de la familia. Florentino ha relatado que María Fernanda, que entonces tenía 69 años, envenenó sentimentalmente también a la mujer del denunciante; le decía que se acostaba con otras mujeres. La cosa derivó en Florentino denunciado por intento de homicidio de su esposa y una orden de alejamiento del domicilio durante un año y de la familia durante dos años.

“Una okupa”

Más sorpresas: cuando pudo volver al piso, Florentino sin familia se encontró con una nueva inquilina: una mujer a la que María Fernanda podría haber vendido las llaves del piso por 5 mensualidades. El hombre lo ha denunciado como “okupación” y está esperando la resolución judicial. De momento vive con la “okupa” que le “insulta, amenaza y destroza los muebles”.

la Policía Nacional con otro caso de novela de Simenon

La detención

Como se recordará, hace poco más de una semana la Policía Nacional detuvo en Móstoles a María Fernanda, acusada de intentar envenenar a la familia con la que compartía piso. Como una aprendiz de las homicidas de novela de Simenon, la individua llevaba meses aliñando con insecticida y lejía los alimentos y la bebida de la familia de la casa donde tenía una habitación alquilada.

Cámara en la cocina

La madre de la familia había percibido un sabor extraño en los alimentos y un olor fuerte, como de lejía y más, en los alimentos que dejaba preparados en casa para ella y los hijos. Con la sospecha de que podría ser un enjuague de su alquilada, acudió a la comisaría a informar. Pusieron cámaras en la cocina y confirmaron sospechas: la tipa regaba la comida con líquido de complicada digestión. El juez ha impuesto una orden de alejamiento, entre tanto llega el juicio.

18 de noviembre de 2020

Envía un comentario