Sin estómago, pero con ganas de luchar: Pilar vence a la Administración

Tener un cáncer gástrico, quedarte sin estómago, estar con medicación paliativa y que el Instituto Nacional de Seguridad Social no te reconozca una incapacidad absoluta. Eso le ha pasado durante seis años a Pilar Ruiz, mostoleña y presidenta de la Asociación Contra el Cáncer Gástrico y Gastrectomizados. Y le ha condenado a vivir con 500 euros de pensión, con una menor a su cargo…

Durante 6 años Pilar ha tenido reconocida incapacidad para trabajar en su profesión, de estilista, y sin embargo la Seguridad Social le permitía laborar “de albañil, por ejemplo”, ironiza ella. Ahora, al fin, le han reconocido la condición que le correspondía en todos estos años y que los médicos le reconocían pero no la Justicia ni el Estado.

Un primer abogado, inexperto en esta materia, perdió el caso en la primera instancia, y ahora ha sido otro despacho el que ha conseguido que le den la razón. Resultado: 400 euros más de pensión, que Pilar, débil de salud pero incansable de voluntad, va a reclamar que le restituyan por el total de los seis años “injustos”.

Pilar Ruiz, micro en mano, desafiando al frío en uno de tantos eventos solidarios que organiza, y despertando una sonrisa en todos

“Ya la primera vez que solicitamos mi incapacidad los informes médicos ponían que mi medicación era a nivel paliativo, porque no se podía hacer nada para mejorar mis secuelas”, recuerda Pilar. Ella, decidida como pocas, se sometió de hecho a una operación experimental, en octubre de 2018, “que fue un fracaso total”. Y los médicos acreditaban “que no podía trabajar en nada”, pero la Seguridad Social y la Justicia iban a lo suyo.

“Una mierdecilla de vida”

“Ahora evidentemente estoy mucho peor y se han sumado más patologías: la desnutrición es muchísimo peor, tengo dañado un pulmón; para los dolores tengo tratamiento diario con opiáceos, parches de morfina y rescates de opiáceos cada 4 horas; y suplementos de vitaminas porque ya no absorbo absolutamente nada, una medicación para poder comer…”, cuenta.

Y bromea: “Una mierdecilla de vida”. Digo “bromea” porque aunque Pilar diga eso muy en serio nadie lo diría al ver su sonrisa, su energía, su mirada radiante y lo que ayuda a otras muchas personas enfermas.

La mayoría abandona

El caso de Pilar y la incapacidad no reconocida es mal de muchos enfermos. Y lo peor es que la mayoría no tienen el ímpetu de ella y abandona a los primeros rechazos administrativos. Ella misma pensó en tirar la toalla. Pero no está en su adn. Ahora va a conseguir que la Administración le reconozca la deuda, seguro.

Lo que no podrá cambiar son tantos sinsabores: esos años con una menor a su cargo, con 500 euros de ingresos y nada. Tuvo que malvender el coche y más. Por suerte, su madre le ha ayudado para poder tirar adelante. Y eso sumado a ingresos hospitalarios repetitivos, anemias, desnutrición, mareos, neumonía, desvanecimientos.

Decir luchadora se queda corto en el caso de Pilar. A veces se te olvida su enfermedad cuando la ves con ese humor, tan acicalada, tan dispuesta. Su asociación ayuda a muchas personas afectadas y a sus familias. Y sobre todo está abriendo camino para que la enfermedad se conozca, se atienda a los afectados y que no tengan que pasar por todo lo que pasó ella.

Autor: RevistaVértigo

Contar historias Vértigo es un sueño puesto en acción. Es una obsesión por lo importante; ya sabes: si te han disparado una flecha, pide ayuda urgente, no te preocupes por conocer el color del arco... Vértigo va a contar historias. En papel y por supuesto aquí, en internet. Con sencillez, con rigor, y con tu participación, lector. Vértigo quiere ser una revista ajena a la actualidad local: ni los sucesos, ni la política son nuestra referencia. Somos una publicación que mira al mundo. Somos humildes, imperfectos y empezamos en Móstoles y Arroyomolinos. Ah, y queremos crecer.

3 opiniones en “Sin estómago, pero con ganas de luchar: Pilar vence a la Administración”

    1. Bien Pilar. Le haces honor a tu nombre. Sigue adelante, un abrazo desde Antofagasta, Chile.
      Yo estoy gastrectomizada desde el 2016.
      Aquí la cosa también es difícil. No alcanza ni para pensión parcial la ausencia del órgano estómago.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *