100.000 euros contra el abandono escolar de los adolescentes en Móstoles

El Gobierno de Móstoles ha anunciado que destinará 100.000 euros en los próximos 2 años a una tarea de fondo: “Sensibilizar y prevenir el absentismo escolar para evitar el abandono y el fracaso escolar a edades tempranas (de 6 a 16 años)”.

Continuar leyendo “100.000 euros contra el abandono escolar de los adolescentes en Móstoles”

Encuentran una bebé de 4 ó 5 días abandonada en una bolsa de cartón

Unos peatones han encontrado esta tarde a una bebé recién nacida en una bolsa de cartón. Tiene 4 ó 5 días, calculan los sanitarios de Emergencias Madrid. Cerca de un centro comercial. Algo se movía en la bolsa…

Continuar leyendo “Encuentran una bebé de 4 ó 5 días abandonada en una bolsa de cartón”

Covid en las residencias: 51 mayores muertos este verano, y vivos que se creen “abandonados”

Hoy se ha sabido que han muerto 51 mayores este verano en las residencias de la Comunidad de Madrid. Y que 33 de ellos fallecieron en septiembre. La segunda oleada de covid, en su maldito esplendor. La primera causó estragos.

Aquí dos casos simbólicos, de vida y tristeza. Una imagen espontánea, de una residencia de Móstoles. Y las palabras de una nieta que acaba de ser madre y que fue la última que abrazó a su abuela… hace 6 meses.

La nieta ha tenido a su primer hijo. Le encantaría que la abuela conociera al bisnieto. Pero no parece probable de momento. Es duro.

—Es duro no solo que no conozca al bisnieto, sino que no podamos abrazarla y que vuelva a sentir cariño, que la última que le dio un beso fui yo hace 5 meses.

—Desde entonces no hemos podido ni tocarla la mano.

Creyó que la habían abandonado

—Va mi madre a verla pero con dos mesas y un cristal por medio… Es muy triste.

—Y como no sabemos si ve bien y oye bien, no sabemos si es consciente de que están allí mi madre o mi tía, la que le toque ir.

—Durante el estado de alarma creía que la habíamos abandonado.

conversación covid en una residencia de mayores de Móstoles
Móstoles, Las Camelias, una imagen de la distancia en este tiempo maldito de covid

—Y con la mascarilla ahora, imagínate, ni las reconoce.

—Es un drama.

—Es una tristeza y no solo para los que han muerto. Tristeza para los que han sobrevivido también. Las secuelas psicológicas son horribles.

—Verte al final de la vida, después de lo que han sufrido esas generaciones, y verte sola, sentirte abandonada.

—En fin, yo rezo por volver a poder darla cariño y que sepa q la queremos, aunque haya pasado un mal trago, pero que sienta el cariño y que pueda conocer al pequeño…

La imagen

Un tuitero captó la imagen espontánea en los exteriores de la residencia Las Camelias, en Móstoles. Un hombre y una mujer conversan con un aparato telefónico o similar. Ella está dentro. Él en la calle. No sabemos su vínculo. Es una imagen simbólica de la distancia de este maldito virus. Como si estuvieran en una cárcel. Comunicación a través de un cristal. Sin palabras.

Historias de perros para recordar: Turco

A Turco, un perro labrador, lo abandonaron un día en Tarifa. El humano que lo traicionó se atrevió incluso a hacerle un tajo en el cuello para sacarle el microchip, para no ser rastreado. Tras unos días vagando acabó en un campo de maniobras militares. Allí lo encontraron unos soldados, en condiciones lamentables, con la herida abierta en el cuello y las consecuencias de un pedruscazo. A Turco se le había olvidado hasta ladrar.

Cuando lo vio una joven militar quedó prendada y se lo llevó a casa. Allí Turco se recuperó y, con el tiempo y el azar, un día se cruzó en la vida de un bombero del grupo de especialistas en rescates de la Junta de Castilla y León (la militar era vallisoletana). Al ver las facultades del animal, el bombero le propuso a la acogedora reclutarlo como perro de rescate. Así sería.

Turco entrenó duro y por sus cualidades fue a Haití cuando la tragedia del terremoto. Con otro perro de rescate, de nombre Dopy, Turco trabajó 9 días en jornadas inacabables de más de 16 horas. Juntos rescataron a 18 personas, entre ellos un niño de 2 añitos que estaba entre los escombros abrazado a su abuelo muerto.

[bc_random_banner]

Turco, el labrador abandonado en Tarifa en 2008, pasó de abandonado a ser un héroe, pese a la saña de aquel “humano” que un día lo dejó en la estacada con el cuello abierto.

Nos trae esta historia Juego de Perros, un proyecto con el que Vanessa y Sol, terapeutas caninas, quieren “devolver a los perros un poco del amor que ellas reciben de estos animales”. La vía: el masaje terapéutico, que mejora su calidad de vida física y psicológica. “Queremos que los perros se sientan lo más felices posible con el mejor cuidado, amor y respeto”, insisten.

[bc_random_banner]