Móstoles ofrece propuestas de naturaleza y convivencia a jóvenes y familias con hijos

Actividades de tiempo libre, sí, pero con objetivos: “Respeto por la naturaleza, convivencia, tolerancia y trabajo en equipo”. Móstoles tiene planes para jóvenes y familias para noviembre. Precio: desde 5 euros.

Continuar leyendo “Móstoles ofrece propuestas de naturaleza y convivencia a jóvenes y familias con hijos”

Ya puedes pedir cita para vacunar contra el covid a tus hijos de 12 años en adelante

Ya está: la Comunidad de Madrid ha abierto hoy martes el sistema de autocitación para vacunar contra el covid a los niños de 12 años en adelante.

Continuar leyendo “Ya puedes pedir cita para vacunar contra el covid a tus hijos de 12 años en adelante”

La historia de Rodrigo y Rocío: los adolescentes con cáncer ya no estarán solos

A Rocío y Rodrigo, juntos desde los 15, el cáncer les cambió la vida y ellos ahora se proponen cambiar el mundo como respuesta: están montando la plataforma de voluntariado Adolessence, para que chicos y chicas voluntarios acompañen a adolescentes con cáncer en estancias hospitalarias de larga duración. Para cuando las visitas se van haciendo menos y menos frecuentes…

“Hola, somos Rocío Talavera y Rodrigo Osborne, fundadores de Adolessence. Somos 2 chicos de 19 años y llevamos juntos desde los 15. Cuando teníamos 17 años, a Rodrigo le diagnosticaron osteosarcoma (cáncer de hueso), y en ese momento nuestra vida cambio. Al ser adolescentes, procesar esta información y todo lo que conlleva fue un poco duro”.

“Debido a las circunstancias (estábamos en 2º de bachillerato, no teníamos mucho tiempo libre, la falta de información, etc), las visitas de nuestros compañeros y amigos cada vez se hicieron menos y menos frecuentes. No sabíamos a quien acudir, puesto que no existen muchas asociaciones que se centren en enfermedades en adolescentes (más bien se centran en adultos y niños). Es de esta situación de donde surge la idea de formar Adolessence”.

“Pero os estaréis preguntando… ¿qué es Adolessence? Son más de 90.000 los casos diagnosticados cada año de adolescentes con enfermedades de larga evolución. La idea es crear una plataforma en la que conectar a voluntarios interesados con pacientes que les gustaría participar en la iniciativa, mediante un test de compatibilidad. Los voluntarios irían al hospital a visitar a su paciente asignado y ambos contarían con unos colaboradores que estarían en el hospital dándoles formación sobre la enfermedad, síntomas, cómo llevarla adelante, cómo realizar un buen voluntariado… además de coordinar actividades y realizar un seguimiento sobre los voluntariados. Todo esto dirigido para adolescentes de manera bidireccional. ¿Suena bien, no?”.

Abrieron un perfil de Instagram (@adolessence.voluntarios) a primeros de diciembre para solicitar “difusión por todos los medios, para llegar a la mayor cantidad de gente posible”. Y la petición caló, al menos en seguidores en la red: más de 111.000 en dos semanas. “Dentro de poco nos presentamos a un concurso de ideas en el que esperamos desarrollar la idea un poquito más para llevarla a la realidad”.

[bc_random_banner]

“Sabemos que no va a ser una tarea fácil, pues seríamos los primeros en España en desarrollar una plataforma así, y teniendo en cuenta nuestra inexperiencia y todo lo que nos queda por delante… Pero hemos vivido esta experiencia y nos sentimos con la obligación de llevarla a cabo para ayudar a todos estos jóvenes que, como nosotros, lo necesitan”.

Sobre Adolessence

-Constará con tres perfiles donde registrarte: voluntario, paciente y colaborador. Voluntarios y pacientes deberán realizar un test de compatibilidad (preferencias de horarios, gustos, aficiones, personalidad, etc), y en función de eso y de la proximidad geográfica, se establecerá un sistema de “semáforos” con el que los usuarios verán quienes son los pacientes o voluntarios con los que son más compatibles.

-También se creará un sistema de rating positivo, o puntuación a los voluntarios, al que solo tendrán acceso los pacientes y que resaltará lo mejor de cada voluntario para ver la compatibilidad de una forma cualitativa y basándose en experiencias anteriores.

-Los voluntarios tienen que enviar una petición y el enfermo aceptarla. De esta forma, la verán los padres y se asignará colaboradores por planta o zona para coordinar a los voluntarios.

-El perfil del colaborador es el de una persona adulta que estará presente durante el voluntariado, alguien mayor de edad, responsable, que asesore a los menores y que sea apoyo en este aprendizaje a través de la experiencia.

[bc_random_banner]

Fraternidad
“Hemos pensado hacer un sistema de fraternidad, es decir, si haces varios voluntariados con la misma persona, incentivar que sea una amistad que vaya más allá del hospital, repartir entradas de cine para que hagan planes fuera, por ejemplo. Crear una cadena de amistad, algo muy necesario cuando te ves en esa situación”.

Ganas de cambiarlo todo
Rocío cuenta que el cáncer les cambió la vida: como pareja, “como todo”. Y los despertó: “Si has vivido esto tienes que ayudar”. Rocío estudia Publicidad en Sevilla. Y Rodrigo, Energías Renovables. Ella estudia hasta la madrugada cuando llega a casa de acompañar a Rodrigo en los tratamientos y en las estancias hospitalarias. Mira al futuro con ilusión. “Rodrigo está fenomenal, superbien, haciendo deporte, hemos hecho el Camino de Santiago… Es una persona con una fuerza y una valentía impresionante, a la que no puedo dejar de admirar”. Rodrigo le dijo: “Ya se por qué me ha ocurrido esto: esto es lo que tenía que hacer, ayudar a los demás”.

¿Qué tipo de trabajo quieren ejercer los adolescentes de hoy cuando tengan 30 años?

Que no te confunda ver a un adolescente de hoy en plan siamés con sus artefactos tecnológicos: en realidad la mayoría quiere trabajar en algo parecido a los adolescentes de hace 40 años. Ellos: policía, ingeniero, médico generalista, gerente comercial y de administración, mecánico de automóviles, profesional de las Fuerzas Armadas… Ellas: médico especialista, abogada, profesora, enfermera, médico generalista, psicóloga… Por este orden. Eso le han dicho a la OCDE, para el informe PISA 2018.

Ellas: policía, veterinaria y gerente de política y planificación, que debe de ser una opción que han dado en la lista los de la OCDE, porque también aparece en las elecciones de ellos: gerente de política y planificación, abogado y profesor.

Los adolescentes españoles de 15 y 16 años son menos competentes en Matemáticas y en Ciencias que en el informe anterior. Pero atención a la comprensión lectora: aunque no han dado los resultados de momento, por “anomalías”, ya avisan de que hoy los estudiantes no leen ni por placer ni en profundidad, que prefieren lectura superficial y “práctica”. Señalan los de la OCDE a “la creciente influencia y el desarrollo vertiginoso de las tecnologías de la información y la comunicación”. Y la consecuencia: “Sobreinformación, fake news y ambigüedad” que confunden a nuestros adolescentes.

[bc_random_banner]

Como midan la competencia lectora de los padres y abuelos jóvenes, la cosa va a estar mal, muy mal: “Es la capacidad de comprender, emplear, valorar, reflexionar e interesarse por los textos escritos, para alcanzar unos objetivos, desarrollar un conocimiento potencial propio y participar en la sociedad”. O sea, la vida, pero un párrafo así es raro que se lea.

Lo voy a separar, porque me parece que hablar del ciudadano de cualquier siglo, de la libertad y del criterio:

Alguien capaz de

-comprender

-emplear

-valorar

-reflexionar

-e interesarse por los textos escritos.

¿Para qué?

-para alcanzar unos objetivos

-desarrollar un conocimiento potencial propio

-y participar en la sociedad.

[bc_random_banner]

En los veranos de mi adolescencia yo leía a Verne y Conrad (tengo 50 otoños). Ahora mi hijo de 10 lo más que lee es libros del tipo Diario de un Aldeano Ultrapringao, del “universo Minecraft” y otras basuras que le regalan. Y el de 19 ve series en lugar de cine. Estudia Derecho. Piensa en la “economía del compartir” para el ocio, no para su futuro laboral. En fin…

Los adolescentes de Móstoles, preocupados por el acoso en el instituto

[bc_random_banner]

A tres de cada cuatro adolescentes de Móstoles les preocupa el acoso en el instituto. Un sondeo de la Concejalía de Educación y Juventud a 1.622 alumnos de secundaria revela las principales inquietudes de los estudiantes: acoso (75 por ciento) y violencia entre iguales y maltrato en las aulas (21 por ciento).

Para paliar el problema, los mostoleños de 12 a 17 años proponen “más atención por parte de los profesores, más vigilancia en los pasillos y mejorar el diálogo entre chicas y chicos para facilitar relaciones menos conflictivas”, explicó la concejal del área, Natividad Gómez, a partir de este estudio elaborado en 2018.

La discriminación también está entre las preocupaciones de dos de cada 10 estudiantes sondeados, en concreto la discriminación por raza o por discapacidad. En su ranking de inquietudes en siete institutos de Móstoles van también el derecho a la participación y al ocio, y en el cuarto lugar están la igualdad en general y la de género en particular, parcela en la que explicitan el rechazo a las situaciones violentas de pareja por celos, y las peleas en general.

[bc_random_banner]

En tercer lugar, se coloca el derecho a la participación y al ocio, con un 19,06% y, en cuarto lugar, se sitúan las cuestiones relacionadas con la igualdad y la igualdad de género. En esta cuestión, señalan como problema más importante el machismo y la violencia sexual, y la mayoría de los jóvenes muestran rechazo a las situaciones violentas que se producen en la pareja por los celos y las peleas.

En pocos días, el 20 de noviembre, será el 30º aniversario de la Convención sobre los Derechos de la Infancia, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Ese día, en el salón de plenos del Ayuntamiento se constituirá un nuevo Consejo de los Niños y un Foro Joven. Tres días más tarde, el sábado 23, en la plaza del Sol, en el barrio Móstoles Sur, habrá actividades para los niños y adolescentes de la ciudad, desde las 11 hasta las seis de la tarde. Cuentacuentos, teatro y más.

Adolescentes: más horas en clase y menos destrezas

Un adolescente en España recibe cada curso 246 horas más de clase que en Finlandia. Y, paradójicamente, el alumno de secundaria español obtiene peores resultados que el finlandés en las pruebas de destreza europeas PISA. Conclusión de urgencia: estar más horas en el aula no garantiza ciertas destrezas.

¿Responsables? Será el Sistema, así con mayúsculas, que suena más a culpa y a mí que no me miren. En estos tiempos en que uno puede encontrar casi cualquier dato al segundo en cualquier parte, aprender a pensar por uno mismo es la gran competencia. Mente abierta, claridad, sensatez, capacidad para decidir…




Hoy el mundo solo pertenece a los estúpidos, a los insensibles y a los agitados. El derecho a vivir y a triunfar se conquista hoy con los mismos procedimientos con que se conquista el internamiento en un manicomio: la incapacidad de pensar, la amoralidad y la hiperexcitación.
Vigente, ¿verdad? Pues lo escribió Pessoa en su Libro del Desasosiego hace más de 80 años. Lo recupero al ver el informe de la OCDE sobre nuestros adolescentes. Si viviera, #Pessoa, así en jerga tuitera, tendría menos seguidores que un famoso de la telerrealidad.

Y a Wittgenstein no le hubieran publicado una obra como el Tractatus… Tan agudo siempre: “No existe obligación alguna de que una cosa tenga que suceder porque otra cosa haya sucedido. Solo hay necesidad lógica”. Pensar por uno mismo. Démosles Pessoa, Wittgenstein y un poco de Claudio Rodríguez a nuestros adolescentes: “¿Quién hace menos creados cada vez a los seres?”. El poeta Claudio Rodríguez escribió su Don de la Ebriedad cuando tenía 17 años. NO hay informe PISA que mida maravillas así: “Yo me pregunto a veces si la noche/ se cierra al mundo para abrirse o si algo/ la abre tan de repente que nosotros/ no llegamos a su alba, al alba al raso/ que no desaparece porque nadie/ la crea: ni la luna, ni el sol claro”.

[bc_random_banner]