Las Casas de Apuestas, a más de 700 metros de distancia de los centros educativos en Móstoles

Los grupos de concejales de PSOE y Podemos de Móstoles llevarán al pleno de este jueves una moción para “alejar” las Casas de Apuestas de los centros educativos de la ciudad. “A más de 700 metros de distancia”, dicen. La adicción al juego sigue creciendo entre los jóvenes.

Continuar leyendo “Las Casas de Apuestas, a más de 700 metros de distancia de los centros educativos en Móstoles”

Jóvenes en las Casas de Apuestas: “Es más fácil apostar a la ruleta que ponerte a trabajar”

Hemos conversado con varios jóvenes que van a Casas de Apuestas Deportivas del sur de Madrid. Es el punto de partida de una tardenoche de fiesta. Van una vez por semana, mínimo. “Es más fácil coger 5 euros y apostar a la ruleta para multiplicarlos, que ponerte a trabajar”, declara uno de ellos. Quienes prefieren apostar hasta tarde terminan en un casino, donde la ruleta funciona hasta la madrugada. “Lo más que he ganado han sido 874 euros de una vez”, menciona otro. Conserva la foto y es la que publicamos aquí.

Peligro

El penúltimo peligro para los jóvenes, en tiempos de incertidumbre, se llama Casa de Apuestas Deportivas. En realidad, son pocos los que apuestan a competiciones deportivas. Los que prueban y ganan prefieren la ruleta, donde multiplicar por 7 es factible, aunque haya muchas probabilidades de multiplicar por 0.

Ahora que las instituciones públicas se han percatado del riesgo para las generaciones por hacer, hemos preguntado a algunos usuarios por sus hábitos, con el compromiso del anonimato.

[bc_random_banner]

“Es más fácil coger 5 euros y apostar a la ruleta, a ver si te sacas 15, que ponerte a trabajar. Y claro si alguna vez te has llevado algún pico interesante pues quieres más y más”, declara uno de ellos. Se empieza por poco y se va subiendo.

¿Perder? “Lo dejo en los 40 euros

“Yo apuesto 20 a distintos números y si no consigo nada pongo otros 20 y si vuelvo a perder, pues lo dejo en los 40 euros; más de 40 euros no pierdo en una noche; cuando gano voy jugando con eso”, nos contesta otro. “Lo más que he ganado han sido 870 euros de una vez”, celebra.

El ritual: es arranque de una tardenoche de fiesta. “Si vamos a apostar, quedamos unos cuantos amigos una hora antes de la hora de salir, y nos acercamos. Allí no se pasa más de 40 minutos”.

El ambiente: depende del emplazamiento de la Casa de Apuestas. “Suele ser más tranquilo de lo que la gente piensa por lo que se ve en la puerta; es cierto que a veces algunos se ponen en plan no muy legal, si no les dejan entrar o si pierden, y se vuelven un poco agresivos”, apunta otro.

Menores: “Nosotros no los hemos visto, y piden el DNI; si no a la entrada, sí cuando vas a hacer la apuesta”. Frente a los 870 de antes, otro dice: “Yo lo más que he visto ganar es poner 4 y salir con 80”, explica, abriendo mucho los ojos. A ninguno de los preguntados le ha pedido un menor que apueste por él, pese a lo que se dice.

Chicos: “Suelen apostar los chicos, y las pocas chicas que entran es porque van de acompañantes”

Más: “Los que nos atrae a los jóvenes es la forma de ganar dinero fácilmente; somos estudiantes y no tenemos ingresos; unos euros sueltos sí, y con suerte me llevo algo”.

[bc_random_banner]

Los que apuestan a los partidos de fútbol y otras competiciones son más ocasionales, “una vez al mes o así, o cada 15 días como mucho, en partidos importantes”. “Jugamos apuestas compuestas de 3 o 4 partidos de fútbol o NBA y nos llevamos 20 o 25 euros por 1 que apostemos”.

Los que juegan a la ruleta van al menos una vez por semana. Están más tiempos y entre el público abundan los jóvenes marroquíes.

¿Regulación sí, regulación no? A los jóvenes consultado les “da igual”.

Peligro: Apuestas deportivas durante el recreo

Cada vez son más los menores que aprovechan el rato del recreo para ir a una casa de apuestas deportivas. Algunos no vuelven a clase. Si no les dejan entrar, le dan el dinero a adultos para que apuesten en su nombre. Otros juegan dinero con el móvil usando los dígitos del deneí de un adulto. No son conscientes de la ludopatía. Tampoco sus padres.

Con estos hechos y estadísticas que hablar de un 20 por ciento de menores adictos al juego, la policía local de Móstoles vigilará el entorno de los 24 centros de educación secundaria para evitar en lo posible esta peregrinación arriesgada de los menores. Es una de las novedades el Plan Integral de Seguridad en el Entorno Escolar que ha presentado el concejal de Transición Ecológica y Seguridad, Alejandro Martín, del PSOE.

Quienes luchan contra la adicción al juego advierten de esta puerta consentida a la ludopatía. Los estudiantes lo consideran un modo de relacionarse y hasta de presumir de hacer dinero fácil -menos cuando pierden-. En casa también pasa, con juegos como el Fornite. La asociación Azajer hizo público el caso de un crío de 10 años que se había gastado 250 euros de la tarjeta de débito de la madre comprando extras para el Fornite.

[bc_random_banner]

La Comunidad de Madrid decidió aumentar hasta los 9.000 euros la sanción por la presencia de menores en las salas de juego y locales de apuestas. Las autoridades pueden decretar el cierre de los locales reincidentes en permitir el acceso de los menores. El decreto fija una distancia mínima de 100 metros entre los locales de apuestas y los centros educativos de enseñanza no universitaria.

La nueva normativa prohíbe a los locales de juego tener máquinas con divertimentos infantiles o deportivos que funcionan con vales, fichas o elementos canjeables por regalos. Y prohibe las máquinas con apariencia similar a las de juego para adultos. La Comunidad dedicará alrededor de 1,2 millones de euros de los impuestos del juego a prevenir y tratar la ludopatía. Recuerda a las relaciones paradójicas de la administración pública y el tabaco: rotula que fumar mata, cobra impuestos por algo que mata y luego gasta dinero público en curar los daños de ese producto que mata.