Desmantelado punto negro de trapicheo en un piso okupado, tras un asalto con violencia en el metro

Una cadena de oro, el metro, un asalto, piso okupado, trapicheo… La Policía Nacional ha conectado todos estos elementos y ha resuelto al menos tres casos en uno.

Continuar leyendo “Desmantelado punto negro de trapicheo en un piso okupado, tras un asalto con violencia en el metro”

El asaltante de abuelas en Móstoles y el caso de la sorprendente Willie

La policía nacional de Móstoles ha detenido al delincuente que robó con violencia a 18 mujeres mayores. El individuo aprovechaba el camino de vuelta desde el supermercado y las asaltaba en el portal: adiós pendientes, anillos y cualquier objeto de valor. Lo buscaban desde abril. A estos cobardes se les quitarán las ganas de atacar a nuestras madres y abuelas el día en que se topen con mujeres como Willie Murphy, que a sus 82 años mandó al hospital al tipo que la intentaba robar en casa. Se cebó un poco incluso…

Le pasó a un joven de 28 años. Entró en el hogar de una anciana, convencido de que no habría contratiempos, y se topó con una mujer vieja y ligera que… ¡le reventó una mesa de madera en la cabeza! Después le golpeó con el palo del cepillo y finalmente le vació en la cara un envase que tenía a mano: tuvo suerte el tipo de que fuera champú. Willie fue culturista y a sus 82 años aún levanta 100 kilos en peso muerto, por lo que no tuvo problema en alzar la mesa y estampársela al visitante en las narices. Ocurrió en la ciudad de Rochester, en el estado de Nueva York. Cuentan que la mujer dijo:

—Estoy sola y soy vieja pero, ¿sabes qué? pues que soy dura— y con sus menos de 50 kilos de peso lo mandó al hospital bajo arresto.

[bc_random_banner]

El atacante detenido en Móstoles abordaba a las ancianas por la espalda, las agarraba con violencia y se llevaba el dinero y el oro. Aunque el contacto visual apenas existía, las víctimas lograron dar una descripción a la policía que condujo a la detención.

Atacar a abuelas es un clásico en la lista de ladrones perezosos, sin escrúpulos -y sin madre, supongo. Pero los hay peores: revisando he encontrado caso de robos incluso de juguetes recogidos por Cáritas para ayudar a los Reyes Magos entre los niños de familias en apuros.