Móstoles recicla vidrio a favor de “pacientes y supervivientes” de cáncer

Dice Sandra Ibarra, diagnosticada dos veces enferma de leucemia, que estar “acompañados en la adversidad” nos hace “más grandes”. A la Fundación que lleva su nombre, consagrada a “pacientes y supervivientes de cáncer”, irá a parar el dinero que se recoja en Móstoles en la nueva campaña de reciclaje de vidrio en rosa.

Continuar leyendo “Móstoles recicla vidrio a favor de “pacientes y supervivientes” de cáncer”

Facua advierte de 46 helados con un aditivo cancerígeno (aquí la lista)

La multinacional suiza Nestlé está retirando de las estanterías algunos helados. Se debe a los avisos del fabricante, Froneri, por “la presencia del cancerígeno óxido de etileno” en un aditivo. Lo ha advertido Facua-Consumidores en Acción y señala 46 helados. También de las marcas Milka, Toblerone, Nuii, Oreo, Princesa…

Continuar leyendo “Facua advierte de 46 helados con un aditivo cancerígeno (aquí la lista)”

Sin estómago, pero con ganas de luchar: Pilar vence a la Administración

Tener un cáncer gástrico, quedarte sin estómago, estar con medicación paliativa y que el Instituto Nacional de Seguridad Social no te reconozca una incapacidad absoluta. Eso le ha pasado durante seis años a Pilar Ruiz, mostoleña y presidenta de la Asociación Contra el Cáncer Gástrico y Gastrectomizados. Y le ha condenado a vivir con 500 euros de pensión, con una menor a su cargo…

Continuar leyendo “Sin estómago, pero con ganas de luchar: Pilar vence a la Administración”

“Me abrazaba cuando estaba peor, me hizo tan feliz…”

He conocido una historia de amistad más-grande-que-la-vida. A Lucía, profesora y residente en Alcorcón, le detectaron un cáncer de mama agresivo recién divorciada y con dos hijos ya independientes. Decidida a espantar las tormentas de la quimio y la radio, se compró una peluca y se animó a salir a bailar con las amigas. “No veas cómo picaba la peluca con el sudor. Pero me sirvió para divertirme sin que la gente se fijara demasiado en mí”. Una noche conoció a un hombre 20 años más joven, de Rumanía para más señas. Nada fue por el camino acostumbrado… Ni siquiera hoy…

“Hablamos. Le conté lo que me pasaba. Y salimos a pasear muchas veces. Me daba la mano. Me abrazaba cuando estaba peor. Me hizo tan feliz”. No había sexo. Con la quimio el cuerpo no está para más épica. Pero era una relación sentimental con todas las letras. Y las amigas y los hijos le trasladaron sus miedos.

—Me decían que me iba a hacer daño, que no iba a quedarse conmigo para siempre, que ese hombre tenía que hacer la vida de un joven de su edad, enamorarse… Yo lo entendía y no me importaba: me hacía tan feliz.

De hecho, fue con ese espíritu vivo y optimista con el que se propuso divertirse en lugar de quedarse en casa sufriendo los estragos de la química.
—Recuerdo que me decían Se te va a caer el pelo, vas a estar devolviendo… y yo pensaba A mí, con lo alegre que soy y lo positiva, no me pasará, yo no voy a sentir eso. Bueno, se me cayó el pelo, pero vómitos no tuve —sonríe.

Y con ese mismo espíritu asumió que Víctor y ella se distanciaran cuando se curó del cáncer.

Alguien que duerma contigo cuando tienes tanto miedo

Entonces, llegó el segundo zarpazo de la enfermedad. Y su amigo volvió a su vida. Y el concepto de amistad, que se palpa casi:
—Alguien que venga a casa a dormir contigo cuando tienes tanto miedo, que te diga que todo va a salir bien… Era maravilloso.

Al superar el segundo cáncer, Lucía sorprendió a Víctor con un ofrecimiento:
—Nunca me lo pidió pero yo sabía que le serviría: le dije que me iba a casar con él. Nunca me lo había pedido, pero yo sabía que, con la nacionalidad española que obtendría con el tiempo, podría vivir muy bien de esos trabajos de electricista que estaba haciendo sin contrato…

Se casaron. Lo celebraron. Y compartieron vida el tiempo necesario y cumplido el tiempo que acordaron se divorciaron y poco a poco dejaron de verse.

Y así han estado años. Hasta hace muy poco. Lucía tiene una enfermedad degenerativa. Está todavía incipiente, pero ha perdido toda la fuerza en las manos, no puede abrir recipientes, tiene temblores. Y como si la enfermedad se confabulara para unirlos, Víctor y ella han vuelto a contactar. Más todavía: viven juntos.
—Se ha venido a vivir conmigo. Somos compañeros de piso. Compartimos gastos. Me ayuda mucho con su conversación y con esas pequeñas cosas que a mí me salvan y que ni siquiera tengo que pedirle. Y él dice que le gusta estar conmigo.

[bc_random_banner]

—Él entra y sale y tiene su vida, cómo no, es una persona de cuarentaytantos años, pero hay fines de semana en que me dice: Hoy no salgo. ¿Vemos una película juntos? Y estamos tan a gusto… A mí me gustaría seguir así el resto de mi vida.

Para suspicaces y egoístas: el piso y el dinero de Lucía serán para sus hijos. lo dice el testamento. No hay nada material entre Víctor y Lucía. Hay algo más allá: Una amistad preciosa, un amor inusual… Ni ellos lo saben.

Por cierto: Lucía y Víctor no son sus nombres reales. He preferido ocultarlos para preservar su intimidad.

La historia de Rodrigo y Rocío: los adolescentes con cáncer ya no estarán solos

A Rocío y Rodrigo, juntos desde los 15, el cáncer les cambió la vida y ellos ahora se proponen cambiar el mundo como respuesta: están montando la plataforma de voluntariado Adolessence, para que chicos y chicas voluntarios acompañen a adolescentes con cáncer en estancias hospitalarias de larga duración. Para cuando las visitas se van haciendo menos y menos frecuentes…

“Hola, somos Rocío Talavera y Rodrigo Osborne, fundadores de Adolessence. Somos 2 chicos de 19 años y llevamos juntos desde los 15. Cuando teníamos 17 años, a Rodrigo le diagnosticaron osteosarcoma (cáncer de hueso), y en ese momento nuestra vida cambio. Al ser adolescentes, procesar esta información y todo lo que conlleva fue un poco duro”.

“Debido a las circunstancias (estábamos en 2º de bachillerato, no teníamos mucho tiempo libre, la falta de información, etc), las visitas de nuestros compañeros y amigos cada vez se hicieron menos y menos frecuentes. No sabíamos a quien acudir, puesto que no existen muchas asociaciones que se centren en enfermedades en adolescentes (más bien se centran en adultos y niños). Es de esta situación de donde surge la idea de formar Adolessence”.

“Pero os estaréis preguntando… ¿qué es Adolessence? Son más de 90.000 los casos diagnosticados cada año de adolescentes con enfermedades de larga evolución. La idea es crear una plataforma en la que conectar a voluntarios interesados con pacientes que les gustaría participar en la iniciativa, mediante un test de compatibilidad. Los voluntarios irían al hospital a visitar a su paciente asignado y ambos contarían con unos colaboradores que estarían en el hospital dándoles formación sobre la enfermedad, síntomas, cómo llevarla adelante, cómo realizar un buen voluntariado… además de coordinar actividades y realizar un seguimiento sobre los voluntariados. Todo esto dirigido para adolescentes de manera bidireccional. ¿Suena bien, no?”.

Abrieron un perfil de Instagram (@adolessence.voluntarios) a primeros de diciembre para solicitar “difusión por todos los medios, para llegar a la mayor cantidad de gente posible”. Y la petición caló, al menos en seguidores en la red: más de 111.000 en dos semanas. “Dentro de poco nos presentamos a un concurso de ideas en el que esperamos desarrollar la idea un poquito más para llevarla a la realidad”.

[bc_random_banner]

“Sabemos que no va a ser una tarea fácil, pues seríamos los primeros en España en desarrollar una plataforma así, y teniendo en cuenta nuestra inexperiencia y todo lo que nos queda por delante… Pero hemos vivido esta experiencia y nos sentimos con la obligación de llevarla a cabo para ayudar a todos estos jóvenes que, como nosotros, lo necesitan”.

Sobre Adolessence

-Constará con tres perfiles donde registrarte: voluntario, paciente y colaborador. Voluntarios y pacientes deberán realizar un test de compatibilidad (preferencias de horarios, gustos, aficiones, personalidad, etc), y en función de eso y de la proximidad geográfica, se establecerá un sistema de “semáforos” con el que los usuarios verán quienes son los pacientes o voluntarios con los que son más compatibles.

-También se creará un sistema de rating positivo, o puntuación a los voluntarios, al que solo tendrán acceso los pacientes y que resaltará lo mejor de cada voluntario para ver la compatibilidad de una forma cualitativa y basándose en experiencias anteriores.

-Los voluntarios tienen que enviar una petición y el enfermo aceptarla. De esta forma, la verán los padres y se asignará colaboradores por planta o zona para coordinar a los voluntarios.

-El perfil del colaborador es el de una persona adulta que estará presente durante el voluntariado, alguien mayor de edad, responsable, que asesore a los menores y que sea apoyo en este aprendizaje a través de la experiencia.

[bc_random_banner]

Fraternidad
“Hemos pensado hacer un sistema de fraternidad, es decir, si haces varios voluntariados con la misma persona, incentivar que sea una amistad que vaya más allá del hospital, repartir entradas de cine para que hagan planes fuera, por ejemplo. Crear una cadena de amistad, algo muy necesario cuando te ves en esa situación”.

Ganas de cambiarlo todo
Rocío cuenta que el cáncer les cambió la vida: como pareja, “como todo”. Y los despertó: “Si has vivido esto tienes que ayudar”. Rocío estudia Publicidad en Sevilla. Y Rodrigo, Energías Renovables. Ella estudia hasta la madrugada cuando llega a casa de acompañar a Rodrigo en los tratamientos y en las estancias hospitalarias. Mira al futuro con ilusión. “Rodrigo está fenomenal, superbien, haciendo deporte, hemos hecho el Camino de Santiago… Es una persona con una fuerza y una valentía impresionante, a la que no puedo dejar de admirar”. Rodrigo le dijo: “Ya se por qué me ha ocurrido esto: esto es lo que tenía que hacer, ayudar a los demás”.

Arroyo contra el cáncer de mama

#Arroyomolinos. El Ayuntamiento ha presentado las actividades que se realizarán en lo que han llamado “Semana de la lucha contra el cáncer de mama”

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres occidentales. En España se diagnostican alrededor de 33.307 nuevos cánceres de mama al año.

Aquí todas las actividades.