La Comunidad amplía un colegio de Móstoles, ¿y el resto?

El único colegio público en el barrio Móstoles Sur, el Maruja Mallo, ha ampliado sus instalaciones para este curso. Hoy ha visitado el centro para ver las mejoras la viceconsejera de Organización Educativa. La alcaldesa ha aprovechado para agradecerle, y preguntar: ¿Y el resto de colegios?

Continuar leyendo “La Comunidad amplía un colegio de Móstoles, ¿y el resto?”

Móstoles reparte portabocatas “sostenibles” en los colegios

Habrá algún bocadillo que rodará al suelo en estos días. Hasta que los padres y madres nos acostumbremos a fijar el tentempié de nuestros escolares en los nuevos portabocatas “sostenibles” que ha repartido hoy Móstoles en los colegios.

Continuar leyendo “Móstoles reparte portabocatas “sostenibles” en los colegios”

Millón y medio de euros para “actualizar” 22 colegios públicos de Móstoles

Móstoles dedicará millón y medio de euros a “actualizar” 22 colegios públicos de Móstoles, de los 36 existentes. Las obras afectarán a la fontanería, la electricidad, la pintura, la carpintería y accesibilidad, según.

Continuar leyendo “Millón y medio de euros para “actualizar” 22 colegios públicos de Móstoles”

2.000 niñas y niños en colonias estivales en Móstoles

La alcaldesa de Móstoles, Noelia Posse, ha visitado hoy el colegio público Antusana, uno de los 7 centros de educación infantil y primaria que acogen colonias de verano este año.

Continuar leyendo “2.000 niñas y niños en colonias estivales en Móstoles”

Móstoles/ 45.000 euros para proyectos innovadores en los colegios

Los colegios de Móstoles pueden solicitar, desde hoy, subvenciones para proyectos innovadores.

El Gobierno de Móstoles destinará a este programa 45.000 euros y los proyectos deberán desarrollarse a lo largo del curso 2020-2021.

El Gobierno municipal asegura que el “objetivo es garantizar la igualdad en el derecho a la educación y apoyar las medidas que redunden en mejorar la calidad educativa de los centros docentes públicos”. El propósito es “la elaboración de materiales y recursos educativos con carácter innovador”.

Futuro sostenible en la ciudad

Este programa, a grandes rasgos, pretende estimular el compromiso de los estudiantes con el desarrollo sostenible y el medio ambiente urbano. Por eso, los proyectos presentados deben centrarse al menos en asuntos como la convivencia y el respeto o el desarrollo sostenible.

Más posibilidades: la educación inclusiva, la educación para la salud, la educación vial, y la expresión cultural y artística. Y también habrá ayudas para proyectos sobre inteligencia emocional, medios de comunicación, prevención, robótica y aplicación de las nuevas tecnologías, y solidaridad.

22 de diciembre de 2020

MÓSTOLES/ El Ayuntamiento comprará filtros covid para los colegios públicos

Los colegios públicos de Móstoles tendrán en los próximos días filtros HEPA contra el coronavirus. Desaparece así la disyuntiva de riesgo covid o ventilar las aulas abriendo las ventanas, a costa de la pulmonía de los chavales en estos días de frío y los que vendrán.

En breve, las aulas estarán templadas como en otros otoños-inviernos, porque el filtro HEPA eliminará las partículas contaminadas y las convertirá en ambiente limpio, para salud de los niños.

La propuesta de comprar los filtros fue de los concejales de Más Madrid – Ganar Móstoles y contó con la unanimidad del Gobierno y el resto de la Oposición.

Hoy el Ejecutivo mostoleño ha anunciado que costeará la compra; y se ocupará también del mantenimiento, hasta que termine el estado de alarma. O sea, prácticamente el curso completo, porque la previsión del presidente Sánchez es el 9 de mayo para el final de la alarma.

Este invierno no se nos congelarán los niños por las andanzas de la covid

Fuenlabrada también

Fuenlabrada ha anunciado hoy también la compra de HEPAs por un montante de 850.000 euros, para las 3.500 aulas de la ciudad. Aquí otro término pues que nos será familiar a estas alturas de pandemia, con el invierno y los niños en clase. El aparato coge el aire viciado, lo purifica y lo lanza limpio al ambiente escolar.

Las madres y los padres de los escolares habían reclamado esta adquisión, con el panorama gélido y las ventanas abiertas, por el protocolo covid. Bueno, de no haberlo hecho el Ayuntamiento, lo habrían costeado los colegios o los progenitores, con el presupuesto ya maltrecho con tantos extras y tanta ruina por la pandemia que no cesa.

Desde el Gobierno mostoleño, por cierto, han aprovechado el anuncio para lanzar aire viciado al Ejecutivo madrileño por su “pasividad e inacción”. “Sigue sin dar respuesta a las necesidades planteadas por los centros educativos”, aseguran. Faltan profesores de refuerzo, espacios para desdoblar las clases, material…

“La salud de las niñas y los niños de Móstoles está por encima de la irresponsabilidad” del Gobierno de Madrid, han insistido.

Móstoles repartirá desde mañana mascarillas gratis en los colegios

Alumnos y profesores de los colegios de Móstoles recibirán mascarillas gratis en sus colegios desde mañana viernes.

El Gobierno municipal no ha especificado el número: “las suficientes para que lleguen a cada niño y a cada profesor”.

Son las mascarillas que ha recibido la Federación Española de Municipios y Provincias. Y las repartirán los voluntarios de Protección Civil.

“La seguridad de los menores en los centros educativos es una prioridad para nosotros”, han dicho desde el Gobierno. El Ayuntamiento ha reforzado la desinfección y la limpieza “para garantizar una vuelta a las aulas segura”. En concreto, una persona fija en cada colegio.

Los responsables municipales insisten en que las mascarillas son imprescindibles para evitar el contagio. Además, la policía municipal ha ampliado su dispositivo de control y seguridad en las horas de entrada y salida de los colegios.

Aula de Enlace Villaeuropa, una oportunidad para niños extranjeros recién llegados a España

[bc_random_banner]

En un aula específica del colegio Villaeuropa, en Móstoles, se producen de 15 a 20 “milagros” cada curso: es el número de niños de 9 a 17 años que llegan sin saber una palabra de español y salen utilizando el castellano como su lengua básica para comunicarse. Son niños que acaban de llegar a España con sus padres, desde Rusia, Marruecos, Ucrania, Rumanía y China, y que el sistema educativo madrileño acoge gracias al compromiso de colegios como el Villaeuropa. 

La herramienta se llama Aula de Enlace y el objetivo es que en un máximo de 9 meses los chicos y chicas se comuniquen en castellano como para incorporarse al aula que les corresponda por edad, desde primaria a secundaria. El día en que los visitamos, Samuel, el profesor, fue invitando a los estudiantes a leer en voz alta unos textos curiosos de caracoles cansados y herederos con sus cosas. Luego les fotocopió un texto manuscrito por él donde tenían que subrayar los artículos, encuadrar los sustantivos y rodear los verbos, y después contestar a unas preguntas, sencillas para un castellanohablante pero no tanto para unos niños chinos que, según nos cuenta Samuel, no conocen el significado de algunas palabras ni siquiera en su idioma, porque allí el aprendizaje de las palabras es más tardío que en España. 

Bizcocho y reto

Recuerda a las escuelas rurales de antaño donde niños de todas las edades aprendían lo básico con un manual. Y lo que se percibe es enriquecedor, al menos visto desde fuera. Nos cuenta el profesor que a los chinos por ejemplo les cuesta más abrirse a hablar en español, mientras que los niños rusos se lanzan a hablar aunque tengan dudas. Lo que sí hacen los chinos es aplicar su disciplina proverbial ya desde un simple texto. Somos testigos de cómo, una vez que saben que después de un artículo va un sustantivo, se ponen a detectar todos los artículos, uno por uno, y luego sin pensar rodean todas las palabras que van después. Nos lo refrenda el profesor del Villaeuropa: son disciplinados y sistemáticos y hacen cosas muy bien y a toda velocidad como cuando te sale un bizcocho siguiendo una receta, que no sabes cómo lo has conseguido pero ahí está. Los rumanos, por el contrario, destacan por su profundidad. Siempre buscan más. 

El Aula de Enlace del colegio Villaeuropa, uno de los tres que hay en Móstoles, es un reto para los profesores. Por el apañarse sobre la marcha, cuando llegan dos o tres nuevos alumnos en un momento en que la clase ya tiene un rodaje. Pues, nada, toca ponerse al fa fe fi fo fu con los nuevos, como el otros día con dos adolescentes marroquíes. A veces es una labor casi de descubrimiento, como esa dislexia que el docente sospecha muy pronto pero que hasta que no pasan las semanas no se sabe si es atribuible al idioma, a la adaptación y más. 

Complicaciones y valientes

Hay niños que en dos meses ya están listos para pasar horas de la jornada con los niños de su clase real de referencia, y empiezan por educación física y otras materias que posibiliten a los chicos y chicas socializar, que es clave. Otros tardan algo más, dependiendo de su procedencia, la edad y su situación en casa. Este año el grupo es maravilloso, dice Samuel, porque los padres están muy atentos a la tarea de los niños, y les inculcan que deben estar agradecidos. En cursos pasados, como en el momento más cruento de la guerra en Siria, las cosas fueron más complicadas, con hasta 11 niños sirios en clase y sus progenitores varones negados a colaborar en nada, hasta el extremo de no aceptar siquiera la autoridad de las mujeres docentes en el colegio Villaeuropa. 

Cada septiembre desde hace varios, Samuel se presenta a niños de Enlace, de uno en uno, mesa por mesa, y a los veteranos les invita a presentarse a todos, veteranos porque siempre hay alguno que llegó por ejemplo en mayo del curso anterior. Así le van contando si han llegado con papá y mamá a España, si tienen hermanos y poco más; lo de si les gusta España es ya una cuestión que a veces va rodada, porque los niños sienten y ven que a los padres les va un poco mejor la vida en nuestro país. El profe dicen que son unos valientes, porque han dejado a sus amigos en su país y ahí están tirando adelante, con su miedo, claro, y con su sonrisa, con su incertidumbre. 

El bocadillo y el pelo brillante

Samuel destaca el vínculo extraordinario que existe con estos niños, tanto los que se quedan después en el colegio para completar su educación, como los que se marchan porque tienen hermanos en otros centros o por la razón que sea y que vienen a visitar al profe que los recibió cuando lo desconocían todo del español. Se nota el vínculo en detalles como que quieran compartir su bocadillo del recreo contigo y sabes mucho de sus vidas, cosa que no sucede en las aulas convencionales.

El compromiso de Villaeuropa con estos niños tienen algo gratificante y algo inquietante. Gratificante por la evolución de los críos, con casos-exhalación como dos chicas que hoy están en bachillerato y que Samuel recuerda cuando entraron con miedo, herméticas y cómo se rompieron las prevenciones el día en que una de ellas, extrañada por el pelo brillante del profesor, se atrevió a palpar. ¿Inquietante? Porque se percibe que la administración autonómica regional no es muy espléndida con los recursos. 

Como espectador, uno siente la felicidad por formar parte de una ciudad acogedora como Móstoles y por el inigualable poder de adaptación de nuestros pequeños. 

Fallece Eulogio Martínez, un hombre sencillo y pionero (Colegios Alkor y Villalkor)

“Hay que arriesgar siempre en la vida, sin hacer daño a nadie y mirando a los ojos de las personas. Y, si nos equivocamos, pues no pasa nada. Hay que ser humilde, lanzarte, hablar con la gente, recibir el testimonio de lo que hacen y lo que dicen y coger ideas. Lo importante del tropiezo no es caer, sino levantarte y mirar hacia delante; al tropezar valoras más estar de pie; ah y siempre ir 3, 4 o 5 metros por delante de los demás…”. Ha fallecido a los 61 años Eulogio Martínez, presidente de Prosciencia, o sea los Colegios Alkor y Villalkor. Este extracto de la conversación que tuvimos para Vértigo da la medida de lo que fue un hombre sencillo y pionero.

Hay personas con las que te cruzas dos veces en la vida y te dejan huella. De Eulogio no olvidaré cómo hablaba de sus raíces. “Nací en un pueblo de Cuenca, en una familia de agricultores: mi padre trabajaba el campo y mi madre ayudaba. Tengo una hermana y un hermano y recuerdo que a mí el campo nunca me gustó. Mi padre me dijo que tenía dos caminos: el campo o estudiar; y me inculcó las ganas de trabajar y ser responsable”. Tenía unos principios claros, esas reglas claras con las que conducirse en la vida: “Estudié Filosofía, di clase pocos años y después me dediqué a la gestión. En un lado u otro lo importante es formar a las personas, introducir conocimientos y valores: haciendo buenas personas haremos una sociedad más justa y más habitable. Que la vida consiste en ser feliz y hacer feliz a los demás; es un placer tener vocación para educar a los hombres y mujeres que harán una sociedad más justa, solidaria y crítica, en la que podamos estar todos mejor”.

[bc_random_banner]

En aquella charla serena le pedí tres momentos claves de su vida. “Pues yo citaría mi entrada en el seminario, con 11 años. Aprendí disciplina, formación dura y a arreglármelas solo, sin mi familia, que estaba en un pueblo de Cuenca. El segundo sería en el año 1983: con 24 años de edad fui el diputado provincial más joven de toda España. Y el tercer momento que elijo es cuando entré en la cooperativa en el año 87 y cómo con la experiencia de la trayectoria anterior pude salir adelante, comprar el colegio y hacerlo grande, el Alkor, sin un duro; pedí dinero a los amigos más cercanos, mi padre vino a avalar…”. Y luego Villalkor. Un gran legado.