No seas pavo: ve más allá de las apariencias

Al pavo, como a otros animales –incluso racionales-, le dan de comer todos los días. Cada vez que come, el pavo confirma una regla aparente: la vida consiste en que cada día te alimenten unos tíos majos. Pero un día al pavo le ocurrirá algo inesperado… Por ejemplo, en Navidad, o en el Día de Acción de Gracias. Si hubiera pavos reflexivos, tendrían que cambiar su creencia: los humanos que te alimentan amablemente quizá no sean tus amigos…

Con esta historia inspirada en Bertrand Russell invito a gobernantes y gobernados a reflexionar. Como dice Taleb, al pavo le habría ido bien saber que la misma mano que te da de comer quizás un día te retuerza el cuello. No te fíes del todo de lo acostumbrado, de lo que vives habitualmente. Los medios de comunicación y las redes te dan lo que quieres ver, leer, escuchar, hasta el límite que estás dispuesto a soportar, ni un paso más. Lo inesperado no lo ves. Desconfía. Elige. Ve más allá de la apariencia.

El del pavo es un batacazo del tipo humano: vamos adquiriendo seguridad y más seguridad cuando el riesgo es mayor. Lo que funciona en el pasado no tiene que funcionar para siempre. No seas pavo: asume que todo alguna vez deja de funcionar y que entonces lo aprendido resulta irrelevante o, peor, fatalmente engañoso.

¿Qué probabilidad tiene la alcaldesa de Móstoles de que sus vecinos la aprecien en 2 años? Escopeta mental

¿Cuál es la probabilidad de que los vecinos de Móstoles aprecien a Noelia Posse como para repetir candidatura en 2023? ¿Y la de que el alcalde de Fuenlabrada esté de nuevo entre los cinco más votados de España? ¿Será 2023 de nuevo tiempo de alcaldesas (ahora, Getafe, Alcorcón, Arroyomolinos y Móstoles tienen mujeres al frente del gobierno? Seguro que tienes respuestas a algunas de estas preguntas y a la del titular, sin ser un oráculo ni un experto en mercadotecnia. Es la escopeta mental (Kahneman): generamos respuestas fáciles a preguntas difíciles, sin exigirle demasiado a nuestra mente.

[bc_random_banner]

Ante un asunto complejo, cuando no encontramos pronto una respuesta satisfactoria, buscamos una pregunta más fácil y la respondemos. Y, claro, así nos va con las previsiones. Nos preguntan por la probabilidad de algo y la mayoría sin tener ni idea de qué es la probabilidad pues se lanza… a juzgar ese algo, simplemente. Si nos preguntan: ¿Con cuánto dinero contribuirías a salvar una especie en peligro? Nosotros la transformamos y respondemos a: ¿Cuánto me emociono cuando pienso en los delfines que mueren?

En cuanto a los alcaldes: la probabilidad la transformo en ¿cuánto me gusta a mí el alcalde o la alcaldesa por la que me preguntan? ¿Qué pienso de los políticos? Tenemos sensaciones y opiniones ¡intuitivas! de casi todas las cosas que se nos ponen por delante. Nos gustan o disgustan personas de las que sabemos muy poco. Confiamos en extraños sin saber por qué, o desconfiamos. Y sentimos, sí, sentimos, que una empresa tendrá éxito sin analizarla. Es nuestra mente y sus atajos. ¿Sabes cuando sí te quedas sin responder, e incluso te cuesta seguir haciendo la actividad que estás haciendo? Cuando alguien nos suelta una cuestión del tipo… ¿cuánto son 19 x 87? Una operación aritmética compleja.

[bc_random_banner]

Cuando apreciamos o queremos a una persona le perdonamos los errores. También a los políticos. ¿Noelia Posse será más apreciada después de la reprobación y de su viacrucis fuera de temporada? No respondas todavía. Piensa en 17 x 24… ¿Ayudará la exhumación de Franco a que Pedro Sánchez tenga más escaños? No des tu opinión sobre Franco ni sobre Sánchez. Piensa en 23 x 47…