Estafan un cuarto de millón de euros por internet (y los atrapan)

20 delitos de estafa, 276.470 euros esquilmados, todo por internet. La Guardia Civil ha destripado una red de estafadores online en Móstoles y otros puntos de Madrid, Toledo, La Coruña y Badajoz. El operativo se llama Aguas Vivas…

Continuar leyendo “Estafan un cuarto de millón de euros por internet (y los atrapan)”

Da a luz a su bebé en la A5 con ayuda de la Guardia Civil de Móstoles

Hoy ha nacido un bebé en plena autovía de Extremadura (A5). Una pareja de guardias civiles del Destacamento de Tráfico de Móstoles ha asistido a la mujer para que pariera en el asiento del copiloto.

Continuar leyendo “Da a luz a su bebé en la A5 con ayuda de la Guardia Civil de Móstoles”

Los TEDAX detonan un explosivo en Arroyomolinos

La Guardia Civil ha desactivado una artefacto explosivo en Arroyomolinos. Lo encontró un policía nacional fuera de servicio que estaba paseando a su perro. Se trataba de un proyectil de la Guerra Civil española, o sea antañón pero… todavía capaz de explotar. El agente avisó a la Policía Local y ellos a los TEDAX, que decidieron detonarlo de forma controlada.

La Policía Local ha aprovechado la ocasión para recordar a los vecinos que, pese al tiempo transcurrido, “este tipo de artefactos mantienen sus propiedades explosivas intactas” y que “cualquier manipulación indebida puede activar su carga explosiva y ocasionar lesiones muy graves”. En consecuencia, “no se debe tocar o manipular el artefacto”. La reacción adecuada es avisar al 112 o a la Policía Local “y señalizar la zona para avisar a otras personas que estuvieran de paso.

“Aunque por su aspecto puede parecer que sea viejo, que está roto u oxidado, el mecanismo y el explosivo interno de la mayoría de estos proyectiles puede estar aún en perfectas condiciones y mantener intactas su propiedades y constituye un peligro”, ha advertido la alcaldesa, Ana Millán.

23 de febrero de 2021.

Detenido en Móstoles, Madrid y Toledo un “peligroso grupo criminal” que secuestra y tortura para robar

La Guardia Civil ha retirado de la circulación a un “peligroso grupo criminal” que secuestra y tortura para robar joyas y dinero. A los detenidos, en Móstoles, Madrid, Illescas y Torrijos (Toledo) se les atribuye incluso una tentativa de homicidio y el uso de “violencia extrema”.

La Operación Río Lobos, de la Guardia Civil, empezó con la denuncia de un matrimonio de españoles retenido por la fuerza en Segovia. Miembros de la banda se hicieron pasar por fuerzas de seguridad del Estado. Ataviados como agentes asaltaron al matrimonio: se llevaron al hombre por un lado y a la esposa por otro, en coches distintos.

Tras unas dos horas de viaje por carretera los metieron en “una especie de habitáculo”, que por la descripción podría ser un contenedor de mercancías. “En ese lugar comenzó la parte más dura de su cautiverio, al ser brutalmente agredidos para que revelaran dónde tenían escondidas las joyas y el dinero en su domicilio, así como las claves de los sistemas de alarma y posibles cajas de seguridad”, han dicho desde la Guardia Civil.

Botín de 14 millones a la vista

Los investigadores empezaron con las pesquisas tras la denuncia: los posibles itinerarios, testimonios y otros indicios. Tras más de seis meses podían demostrar que había un grupo de delincuentes perfectamente organizado. Eran grupos de más de cuatro personas y tenían las funciones asignadas al detalle: selección de las víctimas, lugares, transporte, vigilancias y hasta la valoración de los botines potenciales.

Así la Guardia Civil supo que los delincuentes violentos preparaban un “golpe” de enjundia: un gran robo a una empresa de tecnología y que el botín calculado superaría los 14 millones de euros. Y entonces… llegó la pandemia. Y el gran robo se pospuso. Y el coronavirus fue condicionando los movimientos. Los agentes no les perdieron la pista. Y tras meses de espera decidieron actuar.

Un disparo que solo rozó el cuello

Y de ahí vienen las detenciones actuales, ordenadas por el Juzgado 1 de Sepúlveda en Segovia. Hay cuatro detenidos por el secuestro traslado y tortura de las víctimas. Y otros dos por complicidad. Los agentes hablan de “precisión casi militar” en los movimientos de la banda.

Ha habido seis registros domiciliarios y uno de los ahora detenidos disparó a un agente y el proyectil “milagrosamente solo rozó el cuello de uno de los agentes de la Guardia Civil”.

Se han incautado de dos armas cortas de fuego, una escopeta de cañones recortados, munición, y también armas simuladas, pistolas táser, armas blancas, grilletes, uniformes policiales, chalecos antibalas, placas, rotativos de vehículos policiales, matrículas falsificadas, dinero en efectivo, joyas y muchas pruebas.

4 de febrero de 2021.

Detenidos por el robo de 273 coches en Móstoles, Leganés, Getafe y Alcorcón

Siete hombres, organizados como una empresa exitosa pero delictiva, han aprovechado la crisis del coronavirus desde marzo como una oportunidad para lucrarse. 273 coches robados: 69 han aparecido completos y 204 hechos piezas para la venta en el mercado clandestino. En total 2,3 millones de euros de palo. La Guardia Civil los ha detenido finalmente este domingo. Los robos han sido en Móstoles, Leganés, Getafe, Alcorcón, Pinto y Valdemoro. O sea casi todo el sur. Bueno, faltan Fuenlabrada, Parla y Humanes… donde tenían las naves en las que ocultaban los vehículos para despiezarlos.

Con la población confinada en casa, la red delictiva española-rumana-magrebí-paraguaya aplaudía de gusto y no precisamente a las 8 de la tarde. Elegían los coches más vendibles o troceables y se los llevaban aprovechando que la mayoría de propietarios tardaría incluso días en darse cuenta de la desaparición.

guardia civil fuenlabrada Móstoles Getafe leganés Parla Alcorcón Humanes
la Guardia Civil ha puesto fuera de la circulación a la red de robo de vehículos… al menos temporalmente

El septeto está acusado de pertenencia a organización criminal, robo continuado de vehículos, ocupación de bienes inmuebles, defraudación de fluido eléctrico, receptación y desobediencia grave a agentes de la autoridad. La organización funcionaba con precisión y profesionalidad. Lástima que fuera para el mal, ya podrían haberse aplicado a la gestión de material sanitario para salvar vidas…

Mucho trajín con tanta pandemia

El “cerebro” supuestamente es un español que tiene también negocios legales y sin ninguna relación con la automoción. Al Grupo de Investigación y Análisis del Sector de Tráfico de Madrid le escamó el aumento tan significativo de portes con piezas y elementos esenciales de vehículos sospechosos ¡en pleno estado de alarma! A poco que indagaron descubrieron que participaban trabajadores con antecedentes policiales… por tráfico ilícito de vehículos.

Los acusados podían moverse porque tenían autorizaciones como trabajadores. Iban en furgonetas y camiones alquilados por los cabecillas, con cartas de porte y albaranes falsos de empresas pantalla del cabecilla de la organización.

Fuenlabrada, alta gama

Tirando de piezas los agentes detectaron una nave en Fuenlabrada, donde encontraron vehículos de alta gama a punto para el despiece o ya en firme descomposición. Había también más naves con coches: en Parla, Alcobendas, Humanes y Torrejón.

Los tipos robaban al menos dos o tres veces por semana, a pleno día, aprovechando el confinamiento. Y la tardanza en la detención se ha debido también a la estructura milimétrica de la organización. La dirección elegía y el equipo rumano ejecutaba sin dejar rastro y sin obstáculos.

Vamos, que por más milongas que nos cuenten en los concesionarios al vendernos vehículos seguros… tipos como estos rumanos abren e inhabilitan los sistemas más modernos, según ha dicho la Guardia Civil. Saben mecánica de precisión, electrónica del automóvil, control de automatismos y hasta cerrajería avanzada.

Robos limpios y seguros

Y tenían medios de lo más innovador: dispositivos electrónicos del mercado ilegal para acceder, modificar y alterar las centralitas para hacer robos limpios y seguros. Ahí entraba otro eslabón de la red: que estacionaba lo vehículos en zonas alejadas de la ciudad, para evitar que la policía los detectara. Y un grupo más era el que más tarde los trasladaba con medidas de seguridad extremas a naves y fincas. Una vez en esos espacios estaban quienes se ocupaban de despiezar los coches, embalar las piezas y en suma prepararlas para la venta. La Guardia Civil calcula que todo el material tendría un valor de 2,3 millones de euros en el mercado clandestino.

El grupo, compacto y leal, se movía sin fisuras por todo el territorio, de ahí que la desactivación haya tomado su tiempo.

Humanes, Leganés y Arroyomolinos: descubierta una estafa de medio millón de euros

Investigadores de la Guardia Civil de Arroyomolinos han detenido a 9 personas acusadas de delitos cuantificados en medio millón de euros. La operación se llama Lyoko y la trama empezó hace más de un año con la denuncia de empresarios de Humanes y Leganés. Les habían estafado por medio telemáticos.

Se trataba de un entramado delictivo de blanqueo de capitales, daños en programas informáticos, usurpación de estado civil, estafa, falsificaciones y descubrimiento de secretos. La Guardia Civil ha detenido a nueve personas, de entre 19 años y 72, todos con antecedentes por hechos similares.

Los autores accedían al sistema informático de empresas, obtenían los datos de facturas pendientes, de clientes y datos bancarios y usurpaban su identidad para conseguir que les ingresaran dineros en cuentas distintas.

El tirabuzón delictivo consistía en que las cuentas receptoras eran de personas que atravesaban dificultades económicas. Accedían a abrir cuentas bancarias a las que iba a parar el dinero de las estafas. A cambio se llevaban un 3 por ciento de comisión.

La Guardia Civil les atribuye 66 delitos esclarecidos, de momento. Y la investigación abarca a 12 empresas de España, Austria y Portugal, de las que ha salido el medio millón de dinero de la estafa.