“Justicia igualitaria” para los jóvenes de Móstoles

Un programa de “justicia igualitaria” ayudará a los jóvenes a reconocer las “discriminaciones y violencia de género”.

Continuar leyendo ““Justicia igualitaria” para los jóvenes de Móstoles”

¿Cómo se distribuirá la vacuna contra la covid-19 mientras no haya para todos?

Hasta ahora se había propuesto priorizar la vacunación entre sanitarios y personas con alto riesgo de enfermar, y el reparto por el tamaño de la población. Pero científicos de Oxford, Princeton, Georgetown, Latinoamérica y Toronto, entre otras universidades, han dicho que esas fórmulas para ser justos y equitativos con la vacuna no conseguirán el objetivo.   

La cuestión es peliaguda: ¿Cómo se va a repartir la vacuna contra la covid-19 mientras no haya dosis para toda la población? La propuesta de los científicos es distribuir primero en lugares donde la vacuna pueda evitar mayor cantidad de muertes prematuras. Esa sería la fase 1 del plan The Fair Priority Model, o sea la salud.

Con este objetivo en mente se deberían repartir las dosis primeras. Es una solución sostenible, porque posibilita que la población de hoy pueda salir adelante, sin cargarse la posibilidad de que las generaciones futuras puedan tener también una buena vida.

En la fase 2 mandará el criterio económico y social: “La pandemia ha devastado la economía global, con desempleo, recesión y pobreza. La economía y la salud están interconectadas, unas peores condiciones económicas dañan la salud” y a la inversa, según el texto de los científicos. Las dosis de la vacuna en esta fase tendrían como objetivo permitir retomar negocios y actividades cerradas.

Y en la fase 3 la distribución de la vacuna tendrá como prioridad reducir la transmisión comunitaria. En el informe los investigadores aportan sistemas de medición para repartir las dosis de la vacuna.

Nada que ver con el plan de la Organización Mundial de la Salud, que considera equitativo el reparto de vacunas para el 3 por ciento de la población de cada país, como si con el virus se pudiera afrontar con porcentajes idénticos en un mapamundi. Porque, como dicen los científicos, países con población similar están teniendo niveles muy distintos de muerte y devastación económica por la pandemia.

El plan más ético, a su juicio, es el que limita daños, beneficia a los desfavorecidos y reconoce un interés igualitario por todas las personas.

La justicia “tumba” la prohibición de fumar y el cierre de locales nocturnos en Madrid

El magistrado Alfonso Villagómez Cebrián, titular del Juzgado de lo contencioso administrativo número 2 de Madrid, ha declarado “nula” la orden de la Consejería de sanidad donde se prohibía fumar si no se guardaba la distancia de seguridad y el cierre de los locales nocturnos de la Comunidad de Madrid.

La decisión del juez radica en que en el BOE «no ha aparecido la Orden Ministerial de Sanidad a la que se hace referencia en propia Orden de la Consejería de Sanidad». Y además señala que “no se pueden limitar derechos fundamentales con carácter general sin una previa declaración de la alarma”.

La Comunidad de Madrid ya es conocedora de esta decisión y todavía no ha hecho declaraciones.

Piden prisión permanente revisable para jueces insensatos

Un movimiento cívico reclama prisión permanente revisable para jueces que no emplean la sensatez en sus sentencias. La petición ha llegado a la mesa del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. “Estamos hartos de sentencias fuera de toda lógica”, ha dicho un portavoz, que prefiere el anonimato.

“Cada semana los jueces nos sorprenden con una sentencia extravagante, ilógica, dañina”, ha explicado el representante de un movimiento secreto que se está haciendo viral. Su propuesta consiste en condenar a prisión permanente revisable a los jueces que sentencien influidos por la calle, lo que desayunan, cómo van sus relaciones personales o el último Gran Hermano.

Solo con este tipo de condicionantes se entiende que una magistrada de menores de Las Palmas de Gran Canaria haya condenado a hacer el Camino de Santiago a jóvenes infractores, para que “aprendan a luchar por una meta, saber cómo perder, cómo caer y volver a levantarse”. O ese juez de menores que condenó a quien robó en una peluquería a participar en un taller de estilismo y cortarle el pelo al propio magistrado como examen.

O ese juez que archivó la denuncia contra una mujer que denunció al rey Baltasar por lesionarle en el ojo con un caramelo. Argumentó el magistrado que habría que determinar la nacionalidad de su majestad “para aplicar las reglas de derecho internacional público”.

En Estados Unidos se han interesado por el movimiento y proponen trabajos forzados para jueces tan imaginativos como el que propuso rebajar la multa a un rapero que ponía la música a todo volumen, si lo sustituía por Beethoven. El tipo prefirió pagar la multa completa, por cierto.

Fuentes de Moncloa han dicho que se pronunciarán a lo largo de este 28 de diciembre, Día de los Santos Inocentes, una jornada en la que los deseos campan a sus anchas…

12 años sin ver a sus dos nietas por la inacción de un juez

El Estado tendrá que pagar 50.000 euros a unos abuelos que no han podido ver a sus dos nietas durante 12 años porque el juez no ejecutó la sentencia que les daba derecho a visitarlas al menos una vez cada 15 días. La madre se negó, reiteradamente. Y el magistrado no hizo nada para cambiarlo.

[bc_random_banner]

Otro magistrado ha dado la razón ahora a los abuelos y ha condenado al Estado como responsable patrimonial de la inacción del juez. O sea, que lo pagamos todos los contribuyentes. Viene bien recordar que un buen juez debe servir, tener empatía con las partes en litigio, conocer la Ley, anticiparse a los imprevistos, tener carácter, gastar sensatez y tener orden… ¿Qué le ha faltado a ese juez que ha dejado sin ver a sus nietas a unos abuelos con sentencia favorable? Orden, como mínimo. Y empatía y servicio.

El buen juez tiene compromiso real con los ciudadanos. El buen juez es sensible a la indignación justificada del litigante que no obtiene respuesta de la justicia durante años. El buen juez motiva sus resoluciones. Aunque su carga de trabajo sea abrumadora, el buen juez se anticipa con eficacia a los imprevistos. El buen juez debe ser un obseso del orden: tenerlo todo bajo su control. El buen juez se guía por su sentido de la Justicia, sin reparar en enemistades ni peligros. Y el buen juez actúa con sensatez, casi siempre en sentido contrario al rebaño. ¿Y entonces?

Margarita y Ramón tienen 76 años y viven en un municipio de Tarragona. Tras litigar durante 12 años ahora la Audiencia Nacional les ha dado la razón. No les compensa. En la batalla legal las niñas han crecido mucho, tienen 16 y 18 años de edad.

[bc_random_banner]

En el año 2018 hubo casi 100.000 divorcios, separaciones y nulidades. El divorcio de los padres de las niñas atrás parecía uno más cuando el caso llegó a un juzgado de Cataluña en los 2000. Por resumir: la madre pedía una pensión de 700 euros al mes. El padre ofrecía 200. El juez de familia decretó 400. La madre denunció al padre por presunto abuso a una de las niñas y otro juez ordenó el alejamiento del progenitor y diligencias penales.

Ocho años más tarde el padre fue absuelto de los cargos y la Audiencia de Tarragona dejó constancia de que la denuncia de la madre había sido “seriamente inquietante”. El caso es que el padre estuvo ocho años sin ver a las niñas. Y una vez absuelto las hijas se negaron a verle. Tampoco veían a los abuelos, como ahora hemos sabido.

Ni el progenitor ni los abuelos han podido estar con las niñas desde el año 2007.

Caerán muchos que ahora son afortunados

Humildad. “Muchos se recuperarán que ahora han caído y caerán muchos que ahora son afortunados”. Me acuerdo de Horacio cada vez que veo/leo/escucho a alguien disfrutar con las desgracias ajenas. Atento, por si te pasa: solo quienes mantienen una estrategia y no se alejan de ella pueden ser fuertes cuando la mayoría grita ¡fuego! y sale huyendo.

Justicia. No necesitas grandes aciertos para vivir de maravilla: basta con que hagas unas cuantas cosas bien y evites cometer equivocaciones de las que suenan. Atención a los pequeños errores, por cierto: esos son los que tienen consecuencias catastróficas, si no se resuelven a tiempo.

[bc_random_banner]

Modestia. Los errores emocionales hacen mucho daño: el miedo, el ego, el deseo de conseguir más y en consecuencia correr más riesgo del necesario. Y uno especialmente dañino y común: esa tendencia traicionera de cada uno de nosotros a sobreestimar nuestras propias capacidades.

Buen ánimo. O no existe, como dicen los rockeros y los meditadores. O es algo que se parece mucho al pasado reciente. La clave está en lo que la mayoría cree que no puede ocurrir… porque se relajará y sucederá. Fueron las hipotecas… Serán las pensiones… La mayoría de hecatombes suceden porque algo no sale como se suponía. Buen ánimo es lo que hace falta.