El centro de salud La Princesa en Móstoles está sin médicos en el turno de tarde

Como en un ambulatorio de pueblo de 100 habitantes: no hay médicos por la tarde en el centro de salud La Princesa de Móstoles. Lo ha denunciado hoy la alcaldesa. Los 10 médicos en plantilla están de baja… ¿Qué pasaría si llegara una persona con un infarto?

Continuar leyendo “El centro de salud La Princesa en Móstoles está sin médicos en el turno de tarde”

Móstoles cierra parques en previsión de tormentas con viento y granizo

Las previsiones meterológicas de ventarrón y granizo para este martes han empujado al Gobierno de Móstoles a decidir el cierre de los parques, “para evitar riesgos”.

Continuar leyendo “Móstoles cierra parques en previsión de tormentas con viento y granizo”

Consejos para evitar un golpe de calor, en estos días de 40 grados

Las previsiones meteorológicas dicen que entre el miércoles y el lunes habrá más de 40 grados centígrados en las calles de la Comunidad de Madrid. Para no ser una víctima de un golpetazo de calor, desde el Ayuntamiento de Móstoles lanzan unos consejos, sobre todo para personas con discapacidad, niños de menos de 5 años y enfermos crónicos.

Continuar leyendo “Consejos para evitar un golpe de calor, en estos días de 40 grados”

Una zona de Móstoles amenaza confinamiento por coronavirus

El coronavirus en Móstoles se pone esta semana en 241 casos por 100.000 habitantes. Y una zona de salud amenaza confinamiento, la de Barcelona, con 358 de tasa de incidencia. Cuarta Ola.

Continuar leyendo “Una zona de Móstoles amenaza confinamiento por coronavirus”

Cuando tu hijo o hija adolescente desaparece 48 horas (y es un juego)

La estupidez y las redes sociales son la fórmula de la nueva pólvora. Y no, no voy a hablar de la libertad de expresión. Viene a cuenta de ese desafío que vuelve a estar de moda, para desgracia de nuestros adolescentes y veinteañeros ignorantes.

El Desafío 48 horas es un juego sin gracia que corre por las redes sociales: consiste en desaparecer de casa sin avisar y hacer como si se te tragara la tierra durante dos días completos. Ni llamadas a los amigos, ni a la familia, ni dejarse ver. 48 horas de supuesta emoción y risa para los chavales que aceptan el desafío y 2 días de infarto para los padres que piensan que los hijos han sufrido un accidente o son víctimas de cualquier desaprensivo.

Un vistazo a webs como SOS Desaparecidos y las redes y los medios muestran que cada vez hay más chicas y chicos que se esfuman sin ningún motivo aparente y que vuelven al poco tiempo como si nada. La moda idiota viene de Iberoamérica, hizo furor en 2017 y ahora campa por España.

“Nominado”

La cosa tonta empieza cuando al menor lo “nominan” por las redes sociales y la persona aludida acepta. El objetivo es generar preocupación y miedo en casa y que los adultos lo busquen hasta el punto de que denuncien la desaparición y la foto aparezca en la lista de personas desaparecidas.

Hay un ranking: cuantas más personas busquen al menor más puntuación tiene en el desafío, cuanto más revuelo, cuantas más menciones, mejor. Las autoridades aconsejan estar pendiente del uso de las redes sociales en los menores. Y hablar con ellos para advertirles del peligro de sucumbir a modas peligrosas, como la del desafío.

Los adultos pueden denunciar la desaparición sin necesidad de esperar un día o dos. La cuestión es que haya un motivo de sospecha o un indicio de que la persona esté desaparecida y no en casa de un amigo y que se le haya “olvidado” avisar.

Las autoridades saben que estos desafíos son recurrentes: y que los hay en modalidades también de 24 y de 72 horas. Ahí está la polémica, y solo quería ponerlo sobre la página para los padres con chicas y chicos de 14 años en adelante.

7 cosas sobre la próxima pandemia: ¿Coronavirus? Nooo, una nueva gripe

Una niña tose cuatro o cinco veces seguidas en un supermercado verde del sur madrileño. Dos mujeres se apresuran a cambiar de pasillo. Se hace un vacío: de incomodidad. La niña es china. “Si llega a llevar mascarilla, hay carreras”, pienso. La OMS ha declarado la alerta mundial por el coronavirus. Es como las catástrofes económicas que se anuncian: rara vez llegan. El peligro real es una gripe inédita e imprevisible que se transmitirá del animal al ser humano.

En el Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles se veía el otro día a personas de distintas edades con mascarilla. Dos evidencias: la sobreinformación acogota, no tranquiliza. Y además hunde actividades económicas: en los mercados respiraron aliviados ayer al saber que el coronavirus se relaciona con el murciélago. Si a alguien se le hubiera ocurrido decir cualquier otro animal…

La Organización Mundial de la Salud (OMS) avisa de “riesgo permanente de pandemia de gripe”. Un nuevo virus gripal patógeno para el ser humano y que nunca le ha afectado antes.

1.- Habrá pandemia de gripe, la cuestión es cuándo
En 1918 una pandemia de gripe fue el evento infeccioso más devastador que se haya registrado en la Historia. Desde entonces ha habido otras tres pandemias: en 1957, en 1968 y en 2009 (H1N1). El riesgo de que un nuevo virus gripal se transmita del animal al ser humano y pueda causar una pandemia es real y es necesario prepararse.

2.-La gripe ya es un problema importante de salud pública 
Cada año hay 1.000 millones de casos en todo el mundo, de ellos entre 3 y 5 millones son graves y provocan entre 290.000 y 650.000 muertes por complicaciones respiratorias. La OMS recomienda vacunarse y tres mejoras: en la vigilancia, la preparación y el control.

3.-Estamos mejor preparados que antes, pero no es suficiente 
“Aunque se ha trabajado mucho para prepararse para una pandemia, todavía queda mucho por hacer”, admiten desde la OMS. Hacen falta sistemas de salud fuertes y robustos.

4.-Todos conectados
Los países y la OMS trabajan juntos para prevenir y detectar rápido la gripe y poder así responder.

[bc_random_banner]

5.-Necesitamos mejores instrumentos para combatir la gripe 
Se están desarrollando ya mejores instrumentos para prevenir, detectar, controlar y tratar la gripe, “por ejemplo, vacunas, antivíricos y tratamientos más eficaces”. La meta: “Hacerlos accesibles a todos los países”.

6.-Afecta a todos los países 
Con que un país se despiste, estamos todos apañados… Una de las metas principales de la estrategia mundial es “fortalecer las capacidades de todos los países” en vigilancia, respuesta, prevención, control y preparación. Cada país debe contar con “un programa sólido de lucha contra la gripe”.

7.-La preparación cuesta menos que la respuesta
“El costo de un gran brote de gripe superará con creces el de la prevención”, avisan. Una pandemia grave puede causar millones de muertes en todo el mundo y tener consecuencias sociales y económicas generalizadas. Mientras que prepararse cuesta menos de un euro por persona y año.

Y ahora a seguir pensando en el coronavirus. Y en la familia de esos ciudadanos chinos que están acabando con las existencias de mascarillas en las farmacias del sur.

El Agujero del Diablo

La feria (como el futuro) ya no es lo que era. Ahora la mayor transgresión es nominal: El Comboy Disney, que se mueve por el sur madrileño, con unos cochecitos y personajes que recuerdan lejanamente a los del tío Walt. Hubo un tiempo en que en Europa triunfaba el Devil’s Hole, el Agujero del Diablo, o The Rotor, una atracción alucinatoria: unas 30 personas se juntaban en un barrilazo que giraba a tal velocidad que quedabas suspendido en el aire. Golpes, sensación de asfixia. Los niños también podían entrar. En “Los 400 Golpes”, de Truffaut, vemos al prota montado en uno de estos agujeros.

Me topo con la historia en Menéame, que desconocía que seguía existiendo. Ahí recordaban esta atracción para temerarios, cuando los circos y los parques de atracciones eran territorios salvajes. Ahora los territorios salvajes son las teles, sin normas, con animales -racionales, dicen-, pero bueno esa es otra historia.

Quería usar estas líneas matinales para recordar al alemán que creó el Agujero del Diablo, Ernst Hoffmeister, en los años 40 del siglo pasado. Por cierto lo estrenó en un Oktoberfest, el de 1949. El artefacto triunfó en los Estados Unidos de América, en parques de atracciones míticos como el de Coney Island. El público podía ver desde arriba el espectáculo de la gente levitando. Eso es sentido del espectáculo. La rotación era tan potente que los participantes quedaban en el aire.

[bc_random_banner]

Cuenta el Doctor Peligro, en la revista Agente Provocador (qué cantidad de nombres inspiradores), que la experiencia se saldaba con golpetazos, problemas de respiración y momentos de angustia. El público pagaba por verlo, no solo por montar. Ahora a mis niños los ponen el cinturón en el Comboy Disney, que va a la velocidad de una bisabuela con andador. Y luego son ellos, los niños, los que a diario nos ven montados a nosotros en un Agujero del Diablo cotidiano, que da vueltas y vueltas: madrugar, al cole, al trabajo, la comida, las extraescolares, la compra… Y también sentimos angustia, y estamos en el aire. Ah y nadie paga para vernos.

Jóvenes en las Casas de Apuestas: “Es más fácil apostar a la ruleta que ponerte a trabajar”

Hemos conversado con varios jóvenes que van a Casas de Apuestas Deportivas del sur de Madrid. Es el punto de partida de una tardenoche de fiesta. Van una vez por semana, mínimo. “Es más fácil coger 5 euros y apostar a la ruleta para multiplicarlos, que ponerte a trabajar”, declara uno de ellos. Quienes prefieren apostar hasta tarde terminan en un casino, donde la ruleta funciona hasta la madrugada. “Lo más que he ganado han sido 874 euros de una vez”, menciona otro. Conserva la foto y es la que publicamos aquí.

Peligro

El penúltimo peligro para los jóvenes, en tiempos de incertidumbre, se llama Casa de Apuestas Deportivas. En realidad, son pocos los que apuestan a competiciones deportivas. Los que prueban y ganan prefieren la ruleta, donde multiplicar por 7 es factible, aunque haya muchas probabilidades de multiplicar por 0.

Ahora que las instituciones públicas se han percatado del riesgo para las generaciones por hacer, hemos preguntado a algunos usuarios por sus hábitos, con el compromiso del anonimato.

[bc_random_banner]

“Es más fácil coger 5 euros y apostar a la ruleta, a ver si te sacas 15, que ponerte a trabajar. Y claro si alguna vez te has llevado algún pico interesante pues quieres más y más”, declara uno de ellos. Se empieza por poco y se va subiendo.

¿Perder? “Lo dejo en los 40 euros

“Yo apuesto 20 a distintos números y si no consigo nada pongo otros 20 y si vuelvo a perder, pues lo dejo en los 40 euros; más de 40 euros no pierdo en una noche; cuando gano voy jugando con eso”, nos contesta otro. “Lo más que he ganado han sido 870 euros de una vez”, celebra.

El ritual: es arranque de una tardenoche de fiesta. “Si vamos a apostar, quedamos unos cuantos amigos una hora antes de la hora de salir, y nos acercamos. Allí no se pasa más de 40 minutos”.

El ambiente: depende del emplazamiento de la Casa de Apuestas. “Suele ser más tranquilo de lo que la gente piensa por lo que se ve en la puerta; es cierto que a veces algunos se ponen en plan no muy legal, si no les dejan entrar o si pierden, y se vuelven un poco agresivos”, apunta otro.

Menores: “Nosotros no los hemos visto, y piden el DNI; si no a la entrada, sí cuando vas a hacer la apuesta”. Frente a los 870 de antes, otro dice: “Yo lo más que he visto ganar es poner 4 y salir con 80”, explica, abriendo mucho los ojos. A ninguno de los preguntados le ha pedido un menor que apueste por él, pese a lo que se dice.

Chicos: “Suelen apostar los chicos, y las pocas chicas que entran es porque van de acompañantes”

Más: “Los que nos atrae a los jóvenes es la forma de ganar dinero fácilmente; somos estudiantes y no tenemos ingresos; unos euros sueltos sí, y con suerte me llevo algo”.

[bc_random_banner]

Los que apuestan a los partidos de fútbol y otras competiciones son más ocasionales, “una vez al mes o así, o cada 15 días como mucho, en partidos importantes”. “Jugamos apuestas compuestas de 3 o 4 partidos de fútbol o NBA y nos llevamos 20 o 25 euros por 1 que apostemos”.

Los que juegan a la ruleta van al menos una vez por semana. Están más tiempos y entre el público abundan los jóvenes marroquíes.

¿Regulación sí, regulación no? A los jóvenes consultado les “da igual”.